De la cresta de la ola al fondo del mar

Compartir nota

Informe especial sobre el seleccionado argentino sub 20. ¿Que tan lejos quedó la época dorada? Escriben Gabriel Gomez (@GabiGomez21), Nicolás Alvarez y Nicolás Perdomini (@NPerdomini).

*Este trabajo fue realizado y entregado en 2017 en la escuela de periodismo DeporTEA, en el área de “Investigación periodística”, y contó con la colaboración de Oscar Barnade (@OscarBarnade).

Lejos. Muy lejos. Ni siquiera con un binocular de última generación se podría llegar a apreciar la época grande de las selecciones juveniles argentinas que tantos frutos (y de calidad envidiable) le permitieron recolectar a la mayor. En el medio vislumbran grandes cortinas de humo, derrumbes, egoísmos, soberbias, codicias y también disputas entre los dirigentes de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Hoy, de este lado del largavista, todo es escombros. Luego de las partidas de José Pekerman y Hugo Tocalli quedó al descubierto el abandono que sufrió la selección Sub-20 mediante la carencia de proyectos concretos y trabajos en conjunto con el equipo principal.

Los años que conforman el lapso entre 1995 y 2007 se pueden considerar como la “época dorada”. El seleccionado levantó en cinco ocasiones el trofeo mundial (Qatar ’95, Estados Unidos ’97, Argentina ’01, Holanda ’05 y Canadá ’07) y cuatro veces se subió al máximo escalón del podio en los campeonatos sudamericanos (Chile ’97, Argentina ’99, Uruguay ’03 y ’15).

En 2009 con la no clasificación al Mundial de Egipto se inició la debacle. Desde ese entonces y hasta el día de la fecha Argentina quedó en el octavo puesto en Colombia 2011, no clasificó a su propia competición en 2013, rasguñó la duodécima colocación en Australia 2015 y penó con su actuación en Corea 2017. Si contamos los sudamericanos, la crisis se agiganta: Apenas se adjudicó uno de cinco.

Un breve vistazo entre 1979 y 2007

1.1) Inicio en los Mundiales

1.2) El proceso de Pekerman y Tocalli

1.3) Resumen de logros

2.1 Desfile de entrenadores

La Copa Mundial de Fútbol Juvenil de la FIFA disputada en 1979 en Japón fue la segunda edición de esta competición pero la primera incursión del seleccionado argentino.

Dos jóvenes regateadores de la época como Ramón Díaz y Diego Armando Maradona guiaron al conjunto nacional, dirigido técnicamente por César Luis Menotti, al máximo escalón del podio tras vencer en la final a la Unión Soviética por 3 a 1 con goles de Hugo Alves, Maradona y Díaz. Este último fue el máximo goleador del torneo con ocho tantos mientras que el “Pelusa” recibió el balón de oro por ser considerado el mejor jugador del certamen.

El “Flaco” Menotti había impuesto su sello en aquel equipo. Ese mismo que lo llevó un año antes a coronarse campeón mundial con la Selección mayor. Defenderse a partir de la tenencia de la pelota, poca estaticidad a la hora de elaborar las jugadas, reconocer los espacios y presión asfixiante ante la pérdida del balón.

El desempeño de los “Pibes” fue sensacional. Se iniciaron en la fase de grupos con goleada 5 a 0 a Indonesia  y cerraron la misma de manera invicta con tres partidos ganados, diez goles a favor y apenas uno en contra. Luego, en los play off y ante rivales de mayor envergadura, las actuaciones continuaron por la senda victoriosa. Goleada 5 a 0 a Argelia, victoria por 2 a 0 a Uruguay y la consagración 3 a 1 frente a la Unión Soviética. Las estadísticas son demoledoras. Seis partidos jugados y seis ganados, veinte goles a favor y sólo uno en contra.

Arriba, de izquierda a derecha: Sergio García, Daniel Sperandio, Abelardo Carabelli, Rubén Rossi, Juan Simón y Hugo Alves. Abajo: Juan Barbas, Osvaldo Escudero, Ramón Díaz, Diego Maradona y Gabriel Calderón. Foto: El Gráfico.

1.2 El proceso de Pekerman y Tocalli

En 1994 José Néstor Pekerman fue elegido por la Asociación del Futbol Argentino (AFA) para comenzar con su proyecto en las selecciones juveniles. Su primera participación fue con el equipo sub-17 en el mundial de Ecuador en 1995. Sus dirigidos obtuvieron en aquella edición el tercer lugar.

Pekerman, siempre con Hugo Tocalli a su lado, fue el técnico más importante que tuvieron las categorías formativas en toda la historia. Se hicieron cargo de instalar una idea de juego para los jóvenes. En 1995 participaron de la primera Copa del Mundo disputada en Qatar donde Argentina llegó como favorita y se terminó consagrando campeón con Juan Pablo Sorín entre sus figuras, quien años más tarde jugó el Mundial de Corea-Japón 2002 y también el de Alemania 2006.

Dos años más tarde revalidó lo obtenido en aquel certamen con un equipo muy recordado por tener entre sus filas a figuras del calibre de Walter Samuel, Diego Placente, Esteban Cambiasso, Juan Román Riquelme y Pablo Aimar, jugadores que con el tiempo triunfaron en el ámbito internacional. En Nigeria 1999 el seleccionado sufrió un traspié importante luego de quedar eliminado en octavos de final en manos de México. El último bicampeón, extrañamente, había quedado afuera prematuramente ante un equipo de menor jerarquía. De todas formas, allí también participaron varios jugadores que posteriormente tuvieron rodaje en la mayor. Entre ellos aparecieron Franco Constanzo, Gabriel Milito y Federico Insúa.

En 2001 fue el año en que “los pibes” tenían que defender como locales lo que hasta el momento ya era un gran proceso que terminaría con otro título mundial. En el estadio José Almafitani, y nuevamente con jugadores que terminaron siendo emblemáticos como Javier Saviola, Nicolás Burdisso y Maximiliano Rodríguez, Pekerman finalizó su etapa gloriosa a cargo de la selección sub-20.

Hugo Tocalli, quien fue su ayudante durante toda su trayectoria, tomó las riendas y continúo con la idea. Si bien su ciclo no fue tan extenso, tuvo éxito. Fue tercero en el sudamericano 2005 en verano, pero meses más tarde abandonó su puesto para volver a formar parte del cuerpo técnico de Pekerman, cuando este estuvo al frente de la selección mayor que disputó el Mundial de Alemania 2006. Sin embargo, la sub-20 viajó hacia Holanda para jugar una nueva Copa del Mundo. Allí volvió a consagrarse campeona con Francisco Ferraro como DT. Aquel equipo que levantó la copa fue el mismo que había disputado el certamen sudamericano meses antes. Es importante mencionar que ocho jugadores de aquel plantel tuvieron la posibilidad de jugar un campeonato del mundo. Ellos fueron Oscar Ustari, Ezequiel Garay, Pablo Zabaleta, Lucas Biglia, Leonardo Cufré, Lionel Messi y Sergio Agüero.

Luego de la salida de Pekerman por la eliminación ante Alemania, Tocalli retornó a su trabajo en la selección juvenil para afrontar el Mundial 2007 que se llevó a cabo en Canadá. En aquella edición participaron Ever Banega, Angel Dí María y, nuevamente, Sergio Agüero.

Matías Sánchez, quien ese entonces jugaba en Racing, elogió la labor del entrenador y su cuerpo técnico: “Tocalli armó una base con el 70% de jugadores que habían jugado ese año el sudamericano. El grupo era muy noble. Nos conocíamos todos y fue fundamental porque había muchas ganas de salir campeón. Tocalli tenía una línea bien marcada y la pudimos seguir.

Posteriormente a la obtención del campeonato el entrenador abandonó su lugar y culminó así el ciclo más exitoso de la historia de las selecciones juveniles de Argentina.

Dos técnicos que más allá de dejar una idea futbolística, que años más tarde se terminó diluyendo, fueron grandes formadores de chicos que hoy son reconocidos a nivel mundial.

Néstor Pekerman y Hugo Tocalli. Nombres que marcaron un antes y un después. Su legado va desde enriquecimientos conceptuales sobre categorías formativas, hasta el mantenimiento de proyectos a largo plazos. Dos cuestiones fundamentales que hoy están ausentes.

Tocalli y Pekerman. Los artífices de la “época dorada”.

1.3 Resumen de logros

1995 – 2001 (Ciclo de Néstor Pekerman)

. Campeón del mundo en Qatar 1995.

. Campeón sudamericano en Chile 1997.

. Campeón del mundo en Malasia 1997.

. Campeón sudamericano en Argentina 1999.

. Campeón del mundo en Argentina 2001.

Más datos:

. Un total de 35 jugadores llegaron a jugar en la selección mayor.

. Un total de 13 jugadores llegaron a disputar un Mundial con la selección mayor.

2002 – 2007 (Ciclo de Hugo Tocalli)

. Campeón sudamericano en Uruguay 2003.

* En 2005 Francisco Ferraro fue campeón del mundo en Holanda.

. Campeón del mundo en Canadá 2007.

Más datos:

. Un total de 34 jugadores llegaron a jugar en la selección mayor.

. Un total de 14 jugadores llegaron a disputar un Mundial con la selección mayor.

   Pasando en limpio, en el período 1995 – 2007, la selección sub-20 argentina obtuvo ocho títulos y 27 jugadores disputaron al menos un Mundial con la selección mayor.

El abandono (2008 – 2017)

2.1) Desfile de entrenadores

2.2) Ausencias de proyectos

2.3) Resumen de logros

2.1 Desfile de entrenadores

Esta segunda parte es completamente lo opuesto a la primera. Las juveniles dieron un giro de 180° y abandonaron las bases del éxito que se construyeron con Pekerman y Tocalli. Es en el inicio de esta etapa cuando comienzan a tejerse las telarañas del abandono que aún perduran.

Sergio Batista fue quien se hizo cargo del seleccionado sub-20 a partir del 2008. Su ciclo fue corto y no tuvo el éxito que se esperaba por lo hecho en años anteriores. En el sudamericano que se disputó en 2009 en Venezuela el equipo terminó en la sexta posición y no clasificó al mundial.

Con el “Checho” comenzó la debacle.

Maximiliano Oliva, actual defensor del Dinamo Bucarest de Rumania, sostuvo que fue un golpe muy duro no conseguir el pasaje a la Copa del Mundo. “Había muy buenos jugadores. Como grupo estábamos muy bien, muy unidos. El objetivo no se pudo cumplir y fue una pena y una sorpresa negativa para todos porque también influyó en cada uno de nosotros el resultado.” Además realizó un análisis positivo de Batista y los dirigentes que los acompañaban en ese momento: “Batista fue siempre muy cercano a nosotros tratando de mantener el grupo unido. Nos conocíamos bastante con los dirigentes. Siempre nos hemos sentido acompañado y han mostrado preocupación por uno.”

En contraposición a los dichos del ex River, Juan Neira, criticó al cuerpo técnico y a los dirigentes: “Batista era un tipo que no se te acercaba tanto a hablar. Yo siento que mucho no les importaba (a los dirigentes), por ejemplo, en que íbamos a las prácticas.”

Luego de aquella competencia el “Checho” abandonó su cargo para pasar a dirigir la selección mayor en la que apenas estuvo una Copa América, que se jugó en el país y en la cual Argentina quedó eliminada por penales en cuartos de final ante Uruguay.

Walter Perazzo tomó el mando y logró llevar al conjunto “Albiceleste” nuevamente a la competición más importante a nivel selecciones, tras obtener el tercer lugar en el sudamericano de Perú 2011. En el Mundial Argentina quedó eliminada en cuartos de final desde los doce pasos con Portugal. Debido a este resultado Perazzo abandonó su puesto.

Su lugar fue ocupado por Marcelo Trobbiani, quien no tuvo un buen paso como DT ya que en el sudamericano disputado en las ciudades de Mendoza y San Juan, Argentina ni siquiera clasificó al hexagonal final.

El siguiente fue Humberto Grondona quien se hizo cargo de llevar otra vez a la sub-20 a un Mundial. Su equipo fue campeón del sudamericano disputado en Uruguay con Giovanni Simeone, delantero de River en ese entonces, como máxima figura. La selección volvía a ilusionar. Sin embargo, una vez llegada la competición en Nueva Zelanda, los juveniles no cumplieron con las expectativas y quedaron eliminados en primera ronda.

Rodrigo Moreira, defensor que fue partícipe de aquel ciclo, dijo que el grupo estaba muy unido y que antes existían mayores responsabilidades por parte de los cuerpos técnicos y dirigentes: “El grupo estaba diez puntos. Ahora ir a la selección es para todos. Es más fácil. Antes se observaban detalladamente a los futbolistas y así surgían buenos jugadores. Había más responsabilidad.”

Luego de mucha incertidumbre en la AFA por los malos manejos de los dirigentes, Claudio Úbeda fue elegido para hacerse cargo de la selección sin haber presentado un proyecto previo. Es importante mencionar que se habían entregado cuarenta y cuatro (44) carpetas para ocupar ese cargo.

En poco tiempo debió armar un equipo competitivo para participar en el sudamericano de Ecuador. Allí hubo flojos rendimientos, de todas formas, gracias a resultados ajenos, Argentina logró clasificar agónicamente al Mundial de Corea.

Con muchas dificultades planteadas por los propios dirigentes, quienes no querían ceder a los chicos, Úbeda partió hacia el continente asiático donde, una vez más, el seleccionado volvería con una eliminación en fase de grupos.

Fernando Batista, ayudante de campo en el último campeonato mundial, expresó que no le quita el sueño el hecho de no haber sido campeón: “No me vuelve loco decir que no salí campeón del mundo. Si me volvería loco no formar jugadores. Ahí está el objetivo.”

2.2 Ausencias de proyectos

El desfile de entrenadores plasmado en el capítulo anterior es un argumento claro de la falta de proyectos para con las juveniles. En nueve años hubo cinco entrenadores. Todos con ideas diferentes. Una nueva evidencia de la lejanía con las etapas triunfales de Pekerman y Tocalli.

Distintas voces participantes en diversas etapas dieron su punto de vista respecto a la situación. “Hoy no hay trabajo en conjunto y así es difícil plasmar la idea de un entrenador. Es un déficit. También están los intereses de los clubes que no ceden sus jugadores. Además, las inferiores de los clubes buscan ganar como sea. No hay una formación como la que había antes. La formación a temprana y media edad es fundamental para poder llegar bien a los sub 17 y sub 20.”, comentó Matías Sánchez, quien disputó el sudamericano 2007 y el Mundial 2007.

Maximiliano Oliva, integrante del plantel del sudamericano 2009, expresó que nota al fútbol argentino con demasiadas desprolijidades y con muchas cosas por corregir. Además opinó sobre los jóvenes de hoy: “Todo arranca por el club. Antes no estábamos tanto con las redes sociales y hoy por ahí eso confunde al jugador que viene de inferiores y tiene la posibilidad de jugar en la selección. Falta hambre por querer jugar en la selección Argentina. Cada vez que me citaban se me ponía la piel de gallina. Era lo máximo. Un sueño.” Juan Niera, compañero de Oliva, agregó: “Al juvenil hay que apoyarlo, tendría que haber un trabajo psicológico para que no se le desvíe la cabeza por estar en la selección. Hay que trabajar bien desde los clubes y que no se busque ganar de cualquier manera.”

Finalmente Fernando Batista, uno de los últimos integrantes del cuerpo técnico del seleccionado, sugirió que hay que darle un mayor grado de relevancia a las juveniles y criticó a los directivos. “El compromiso de los dirigentes de los clubes deben mejorar muchas cosas, hay que darle más importancia a las selecciones juveniles.”

“Que no nos haya ido bien en los últimos años es producto de que no hay proyectos a largo plazo. Tanto en la selección como en los clubes”, concluyó el “Bocha”.

2.3 Resumen de logros

2008 – 2014 (Ciclos de Sergio Batista, Walter Perazzo, Marcelo Trobbiani)

. No obtuvieron ningún logro.

. Batista no clasificó al Mundial 2009 de Egipto.

. Trobbiani no clasificó al Mundial 2013 de Turquía.

Más datos:

. Un total de 9 jugadores llegaron a jugar en la selección mayor.

. Apenas un jugador llegó a disputar un Mundial con la selección mayor.

2015 – 2016 (Ciclo de Humberto Grondona)

. Campeón sudamericano en Uruguay 2015.

Más datos:

. Un total de 2 jugadores llegaron a jugar en la selección mayor.

. Ningún jugador llegó a disputar un Mundial con la selección mayor.

 

2016 – 2017 (Ciclo de Claudio Úbeda)

. No obtuvo ningún logro.

   Pasando en limpio, en el período 2008 – 2017, la selección sub-20 argentina obtuvo apenas un título y sólo un jugador disputó un Mundial con la selección mayor.

Cabezas gachas. Una constante de los últimos tiempos.

3) Conclusión final

Teniendo en cuenta la información y los testimonios presentados a lo largo de este informe se puede llegar a la conclusión de que la principal causa de los malos resultados en los últimos años es la subestimación de las divisiones juveniles mediante la ausencia de un proyecto serio y concreto y también la total desorganización de la AFA que se ha agravado aún mas desde la muerte de Julio Humberto Grondona, quien fue el presidente desde 1978 hasta su deceso en 2014.

Otra de las causas es la falta de un compromiso real de parte de los dirigentes y de los entrenadores, quienes por priorizar lo suyo optan por no ceder sus futbolistas a gran parte de los entrenamientos previo a una competencia internacional y/o partidos amistosos lo que genera que haya muy poco trabajo preparatorio y conocimiento de la idea de juego que quiera imponer el cuerpo técnico de turno.

Esto es una clara diferencia con respecto al proceso de Pekerman y Tocalli en el que entrenaban tres veces por semana y al momento de disputar un torneo los jugadores llegaban con más de ciento cincuenta entrenamientos juntos.

Esta situación crítica continuará de esta manera a menos que se produzca un cambio profundo en la casa madre del fútbol nacional y se logre crear un proyecto integral en la divisiones inferiores de los clubes que esté internamente relacionado con las necesidades de todas las selecciones juveniles, comenzando desde la sub-15 hasta la sub-23, para luego ver –y gozar- los resultados plasmados en el seleccionado mayor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

000webhost logo