Aborto clandestino: El negocio

Compartir nota
  • 23
    Shares

La clandestinidad seguirá moviendo millones de pesos con las prácticas abortivas y continuará cobrándose cientos de vidas de mujeres. Así se decidió hoy.

El país estuvo en vilo durante meses con la tratativa de este proyecto. En cada rincón se tomó posición, según ideales y convicciones, por el bando verde o por el bando azul. Entre ellos reinó la intolerancia y la defensa propia de sus parcelas.

Existieron, existen y existirán argumentos verdes y argumentos azules. Pero hay una realidad estadística y es la exorbitante cifra que se maneja en los abortos clandestinos de Argentina. El análisis más importante de estas cuestiones numéricas es el realizado por el Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES) junto al Ministerio de la Salud de la Nación y que luego fue seguido por Amnistía Internacional, movimiento global que trabaja para los derechos humanos.

Los números establecen que en nuestro país se hacen alrededor de 500.000 abortos ilegales al año que dejan un saldo de 15 mil millones de pesos. A ese número hay que agregarle más de mil millones derivados de la industria farmacéutica por la compra de misoprostol, una droga autorizada como antirreumático más antiinflamatorio, pero que es utilizada por uno de sus efectos adversos: la interrupción del embarazo. Una caja de 16 comprimidos es vendida a $2700.

Según el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (SAFyB), cada aborto clandestino cuesta, entre insumos, comprimidos y los honorarios de quien atiende, un promedio de 30 mil pesos.

La Argentina del Siglo XXI seguirá rigiéndose, por lo menos durante un año más hasta que el proyecto pueda volver a ser tratado en el Congreso, bajo una ley sancionada en 1921 que prohíbe y penaliza la realización del aborto. La clandestinidad, por su parte, seguirá absorbiendo grandes sumas de dinero y la vida de muchas mujeres.

  • 23
    Shares
Nicolás Perdomini

Periodista.

Deja un comentario