Arshavin: El retiro del Zar

Compartir nota
  • 3
    Shares

Uno de los mejores jugadores del mundo en 2008 anunció su retiro y dejó la impresión de que pudo haber sido más de lo que fue.

Arshavin se retiró en Kairat de Kazajstán. Allí jugó en los últimos tres años, porque su nivel en la Premier League rusa ya no era el que fue hace una década. En Kairat volvió a sentirse un futbolista que podía aportarle mucho a su equipo y, en su primera temporada, fue elegido tres veces como el mejor jugador del mes y, a fin de año, fue distinguido como el mejor del campeonato. Si bien no pudo salir campeón de liga con el club más popular de Kazajstán, el año pasado le ganó la Supercopa a Astana (el equipo kazajo más poderoso en la actualidad) en lo que fue su último título. En tres años anotó 30 goles y dio 37 asistencias, marcando el triple de veces que en el lustro anterior.

En 2007 jugó los 30 partidos y fue el líder futbolístico de un Zenit que volvió a salir campeón del torneo local después de 23 años (no lo hacía desde la Top League Soviética en 1984), aunque el año que marcó su carrera para siempre fue 2008, cuando llegó a estar nominado al Balón de Oro junto a su compatriota Yuri Zhirkov. Ese año se consagró campeón de la Copa UEFA con Zenit y alcanzó las semifinales de la Eurocopa con la selección de Rusia. En la final de la UEFA fue nombrado mejor jugador del partido y terminó la Copa como el máximo asistidor.

Un mes después llamó la atención de varios clubes grandes del viejo continente por lo hecho en la Eurocopa de Austria y Suiza, en la que Rusia cayó en semifinales frente al campeón España. El Zar arrastraba una suspensión que le prohibió jugar en la derrota contra los españoles en el debut y en la victoria ante Grecia. Recién pudo mostrarse en el último partido de la fase de grupos, cuando Rusia superó 2 a 0 a Suecia para pasar de ronda. La actuación individual de Arshavin en la victoria por 3 a 1 contra Holanda por cuartos de final fue una de las mejores de la Euro y, junto a su compañero en ofensiva Roman Pavlyuchenko, metieron 5 de los 7 goles que convirtió el seleccionado dirigido por Guus Hiddink en la competencia. Arshavin definió al holandés como el mejor entrenador que tuvo en su carrera.

Al concluir la Eurocopa, Barcelona ofreció 15 millones de euros para hacerse de sus servicios, pero Zenit rechazó la oferta. “Mi sueño era jugar en Barcelona, pero sinceramente Zenit no me quiso vender. Una vez que bajaron el precio, el Barça no insistió” declaró el ruso la semana pasada cuando analizó su carrera en un programa de televisión. Siempre será una incógnita qué hubiese pasado con “Shava” si fichaba por el primer Barcelona de Guardiola (para muchos el mejor equipo de la historia), porque los dirigentes catalanes se decantaron por el bielorruso Aliaksandr Hleb, quien nunca logró adaptarse.

Otro equipo grande que se interesó en él fue Tottenham, pero los 16 millones de libras ofertadas fueron pocas al lado de las 22 que pedían en San Petersburgo. El que sí pudo mudarse al norte de Londres en ese mercado de pases fue su amigo Pavlyuchenko. Tanto Arshavin como su representante Denis Lachter se quedaron enojados con los directivos de Zenit y el delantero les hizo saber que el segundo semestre de 2008 sería su último en el club.

A fines de enero de 2009, Arshavin se mudó a un hotel cercano al campo de entrenamiento del Arsenal para meter presión y que las negociaciones entre ingleses y rusos se cerraran cuanto antes. El trato se acordó el 2 de febrero, último día de mercado de pases, pero una tormenta de nieve que azotó a Gran Bretaña esa semana demoró el proceso de registración del jugador en la Premier League. Debido a esto, la FA extendió el límite de pases por 24 horas y, un día después, Arshavin fue confirmado como jugador del Arsenal. Casualmente, se mudaba cerca de Pavlyuchenko, aunque lo tendría de rival en el clásico. Porque si hay algo que la Eurocopa 2008 dejó en claro es que estos dos delanteros se necesitaban mutuamente para ser mejores.

Su primer semestre como “Gunner” fue el mejor de su paso por el club. En la visita del Arsenal a Anfield, Shava metió los cuatro goles en el empate 4 a 4 contra Liverpool. Fue elegido el mejor jugador del mes por los hinchas en abril y mayo, y quedó segundo -detrás de Robin van Persie- en la votación por el mejor jugador de la temporada a pesar de haber jugado la mitad de los partidos.

Mientras su nivel en Arsenal crecía, en Rusia era criticado por no haber podido clasificar a la selección al Mundial de Sudáfrica 2010. Su seleccionado había vencido de local 2 a 1 a Eslovenia en el repechaje, pero una derrota 1 a 0 como visitante lo dejó sin chances. Este fue un golpe duro para Arshavin, quien quería ir a Sudáfrica a demostrar lo hecho en la Eurocopa.

El paso de Shava por Arsenal fue de mayor a menor, y a principios de 2012 volvió a Zenit en una cesión de 6 meses. El objetivo del Zar era jugar en un club donde tendría la titularidad asegurada de cara a la Eurocopa de ese año, algo que en el club londinense había perdido. El año anterior había sido silbado por los hinchas del Arsenal en un enfrentamiento ante Manchester United y era muy criticado porque, jugando como extremo izquierdo, se negaba a ayudar en defensa.

La Eurocopa de Polonia y Ucrania terminó con un sabor amargo para los rusos. A pesar de que arrancaron ganando 4 a 1 a República Checa, el empate 1 a 1 frente a los polacos y la derrota 1 a 0 contra Grecia lo dejaron afuera. Rusia quedó en la tercera posición del grupo A con 4 puntos, siendo eliminada por los helénicos debido al resultado entre sí. A raíz de las críticas de los seguidores de la selección hacia el equipo, Arshavin dijo: “Que no hayamos alcanzado las expectativas que tenían no es problema nuestro, sino que es de los hinchas que creyeron demasiado.” Esto provocó el enojo de la gente y de algunos de sus compañeros. Tiempo después Shava pidió perdón.

Con la llegada de Fabio Capello como seleccionador, Arshavin jugó un amistoso contra Costa de Marfil, pero no fue convocado durante las eliminatorias mundialistas. Así cerró un gran paso por el combinado ruso, con 17 goles en 75 partidos. Su cuenta pendiente será jugar un Mundial, pero le queda como consuelo haber sido la cara visible de la exitosa candidatura rusa para organizar la Copa del Mundo 2018.

En 2013 terminó su contrato con el Arsenal y regresó a Zenit como agente libre. En dos años apenas metió 3 goles en 35 partidos y, a pesar de que no fue su mejor paso, los hinchas del equipo de San Petersburgo nunca dejaron de idolatrarlo. En 2015 se reencontró con Pavlyuchenko en Kuban Krasnodar, pero rescindió su contrato a mitad de temporada y el equipo descendió.

La carrera de Shava -un apodo inventado por los hinchas de Zenit- no terminó en el lugar donde él quería. Nacido en San Petersburgo cuando aún era Leningrado (Unión Soviética) en 1981, el hijo pródigo de la ciudad llegó al club del cual es hincha a los 7 años. El niño que tras el divorcio de sus padres debió dormir en el suelo en la casa de su mamá fue persuadido para jugar al fútbol por su papá, un exfutbolista amateur fanático de Zenit que se había quedado con las ganas de jugar profesionalmente. El mismo que de niño tenía problemas de conducta en la escuela porque todo el tiempo pensaba en jugar al fútbol; y que a los 4 años había estado cerca de perder la vida tras ser atropellado por un auto, debutó en su club a los 19 años y rápidamente se ganó a los hinchas. Andréi se retira dejando la impresión de que su carrera a nivel de clubes pudo haber sido más de lo que fue, pero son pocos quienes piensan que no fue el mejor futbolista ruso del siglo XXI.

 

  • 3
    Shares
Guido Antonelli
Guido Antonelli

Periodista.

Deja un comentario