Compartir nota
  • 3
    Shares

 

Francia está pasando un gran momento y muchos la dan como candidata a ganar el Mundial de Rusia. Guido Antonelli (@GAntonelli1996) cuenta cómo el seleccionado dejó de pensar en el ‘98 para creer que puede dar un salto definitivo.

Cuando Francia quedó eliminada de la Eurocopa 2008 disputada en Austria y Suiza se cerró la era más exitosa de la selección. Después de una década en la que ganaron el Mundial 1998 jugado en su país, la Eurocopa 2000 en Bélgica y Holanda, la Copa Confederaciones 2003 en tierras francesas y obtener el subcampeonato del mundo contra todo pronóstico en Alemania 2006, jugadores de la experiencia de Claude Makélélé, Patrick Vieira, Willy Sagnol -no formó parte de los dos primeros títulos mencionados- y Lilian Thuram decidieron ponerle punto final a su estadía dentro del combinado nacional. El hecho de no tener futbolistas de ese prestigio para reemplazarlos preocupaba a los franceses, quienes sabían que su seleccionado tendría que esperar varios años para volver a sentirse candidatos a ganar un certamen.

Sudáfrica 2010: La gran frustración francesa.

El Mundial de Sudáfrica 2010 fue el máximo papelón deportivo que se le recuerde a “Les Bleus”. La clasificación en la repesca contra República de Irlanda fue polémica debido a que Thierry Henry acomodó la pelota con la mano antes de habilitar a su compañero William Gallas, quien anotó el gol que definió la serie. El plantel, desgastado y con grandes diferencias, y el cuerpo técnico, comandado por Raymond Domenech, vieron como el delantero Nicolas Anelka fue expulsado de la concentración antes de la derrota por 2 a 1 ante el anfitrión, Sudáfrica (NdeR: ambos quedaron eliminados tras ese partido). El desencadenante de esto fue la pelea que tuvo “El Puma” con Domenech en el entretiempo del partido que Francia perdió 2 a 0 contra México. Al regresar a Europa, el excéntrico seleccionador, que convocaba jugadores dependiendo de su signo zodiacal, renunció a su cargo y Thierry Henry, único integrante del plantel campeón en 1998 que quedaba, manifestó que no volvería a vestirse de azul. Un duro golpe para todo el pueblo franco.

Luego de una discreta Eurocopa en Polonia y Ucrania en 2012, donde cayeron en cuartos de final ante España, posterior campeón del certamen, Didier Deschamps fue elegido para reemplazar a Laurent Blanc en la dirección técnica. El flamante seleccionador era alguien muy querido por los franceses ya que había sido quien capitaneó al equipo campeón del mundo en 1998 y de Europa en 2000.

El primer año y medio de este mandato fue muy complicado para los galos, quienes tuvieron la mala suerte de compartir grupo de Eliminatorias con el por entonces campeón mundial, España. Un segundo puesto los condenó a jugar el repechaje ante Ucrania en lo que resultó una de las grandes remontadas en la historia del seleccionado francés. Luego de perder 2 a 0 en Kiev y ver su clasificación a Brasil casi como una utopía, el martes 19 de noviembre de 2013 ganó 3 a 0 en un Stade de France lleno para sacar el boleto a la máxima cita futbolística. Un gran alivio para un combinado nacional que era duramente criticado por la prensa local.

En ese mismo 2013 Francia se consagró campeón mundial sub 20 por primera vez. Paul Pogba fue elegido mejor jugador del torneo y ese equipo contó con jugadores que están convocados para el Mundial de Rusia: el arquero Alphonse Areola, el defensor Samuel Umtiti y el extremo Florian Thauvin; y otros que ya tienen experiencia en el primer equipo como Geoffrey Kondogbia, Lucas Digne, Jordan Veretout y Kurt Zouma. Un dato que habla bien de los finalistas de esa cita es que en el subcampeón, Uruguay, había 6 jugadores que estarán presentes en esta Copa del Mundo.

Si bien el Mundial 2014 fue muy bueno para los franceses, en el que ganaron su grupo con comodidad y alcanzaron los cuartos de final (derrota 1 a 0 contra Alemania), muchos se preguntaron qué hubiera pasado si su figura Franck Ribéry no hubiese sufrido la lesión en la espalda la semana previa a viajar a Brasil. Por otra parte, Pogba fue destacado como el mejor jugador joven de la Copa y desde la Federación pusieron todas las fichas en la Eurocopa 2016, en donde fueron locales.

Pero como ya es sabido, el seleccionado francés siempre tiene que sobreponerse a las adversidades para llegar a buen puerto. En un equipo que parece nunca aprender de sus problemas internos, el goleador Karim Benzema dejó de ser tenido en cuenta por un conflicto con su ex compañero Mathieu Valbuena. En julio de 2015 el volante ofensivo acudió al departamento de la policía judicial de Versalles para denunciar un intento de chantaje por parte del delantero de Real Madrid por un video sexual en el que aparecería Valbuena manteniendo relaciones con su mujer. Desde ese momento ninguno de los dos volvió a ser convocado por expreso pedido de los dirigentes de la FFF y, así, Deschamps debió armar un equipo con el criticado Olivier Giroud acompañando a Antoine Griezmann en la delantera.

En la final de la Euro, Francia no supo aprovechar la lesión de Cristiano Ronaldo.

La Eurocopa 2016 terminó con un sabor amargo para un pueblo que veía a su selección como posible campeona. Un equipo que fue de menor a mayor en el torneo debió sufrir para vencer a Rumania y a Albania en el grupo A (ambos sobre la hora) y, ya clasificado, empatar 0 a 0 contra Suiza. En octavos de final tuvo que remontar para ganarle 2 a 1 a Irlanda en Lyon en un partido que a los 2 minutos de juego lo tenía por debajo en el marcador. Esta reacción fue muy importante en el ánimo de los jugadores quienes posteriormente hicieron el mejor partido de la Copa para golear 5 a 2 a la sorprendente Islandia en cuartos (dos goles de Giroud ya reconciliado con los hinchas) y superar en semifinales a la selección campeona del mundo, Alemania, por 2 a 0 con un Griezmann sobresaliente.

Quizás el hecho de sentirse muy superior a Portugal antes de la final le jugó una mala pasada al país organizador. Los lusos habían ganado un solo partido en tiempo regular en toda la Copa y ni cerca estaban de Francia en cuanto al juego. Sin su figura Cristiano Ronaldo (se lesionó la rodilla en el primer tiempo) pero con el delantero Éder en cancha para convertir el gol decisivo, los portugueses enmudecieron el Stade de France en el alargue y festejaron ante la tristeza de un pueblo desilusionado.

Actualmente “Les Bleus” llegan a Rusia en muy buena forma y con una generación de futbolistas jóvenes que ilusionan a sus hinchas. Comandados por Griezmann en ataque y por Pogba y N’Golo Kanté en la medular, los europeos compartirán el Grupo C con Dinamarca, Perú y Australia. Entre los jugadores a seguir de cerca en este plantel también se encuentran los extremos Ousmane Dembélé y Kylian Mbappé, el volante ofensivo Nabil Fekir, el carrilero zurdo Thomas Lemar y los centrales Raphaël Varane y Samuel Umtiti. Vale destacar que estos dos últimos se aseguraron la titularidad luego de que el subcapitán Laurent Koscielny se rompiera el tendón de Aquiles de su pie derecho en el partido de vuelta de las semifinales de la Europa League entre su equipo, el Arsenal, y Atlético Madrid. Cabe agregar que sorprendentemente fueron desafectados el volante Adrien Rabiot y los delanteros Alexandre Lacazette y Anthony Martial, aunque ninguno de estos tenía un puesto asegurado en el 11.

Podrá ser ahora o dentro de 4 años en Qatar, en donde estos jugadores llegarán con mayor experiencia y roce mundialista, pero es indudable que esta camada de futbolistas franceses tiene la capacidad y el talento para poder derribar el muro de frustraciones y así devolver la sonrisa a sus seguidores.

 

  • 3
    Shares