El Napoleón argentino

Compartir nota

Exquisito como jugador, inteligente como entrenador. El perfil del entrenador de River.

Marcelo Daniel Gallardo nació el 18 de enero de 1976 en el Partido de Merlo, ubicado al noroeste de la Provincia de Buenos Aires. Actualmente es el entrenador del Club Atlético River Plate, donde lleva más de diez títulos ganados, entre ellos una Copa Libertadores y Sudamericana. En el conjunto de Núñez logró hacer su debut como jugador profesional -1993-  bajo la mano de Daniel Passarella, en donde llegó a disputar tres etapas (1993-1999, 2003-06, 09-2010). Sin embargo, son muchos los hinchas que le ven un parecido a Napoleón Bonaparte.

El actual técnico del conjunto millonario es un ícono para los hinchas, quienes le agregaron otro sobrenombre al del Muñeco, el tradicional que mantiene desde que debutó en primera división. En las inmediaciones del Río de la Plata, a Marcelo Gallardo le encuentran un parecido físico al personaje histórico, Napoleón Bonaparte. El apodo alude, básicamente, a la similitud en contextura y talla que asemejan estos dos personajes. Con el transcurso del tiempo, varios de los que lo bautizaron de esa forma tan peculiar, advirtieron que la curiosa analogía entre ellos no se limita a su físico, sino que son similares en otros aspectos.

Para ambos personajes no existen los “imposibles”. A partir de esa palabra Napoleón exhortó a sus tropas minutos antes de enfrentarse a un ejército mucho mayor en números al suyo en los campos de Austerlitz, donde salió victorioso. Aunque lejos de ser una batalla, el fútbol también es un combate en el cual existen ganadores y perdedores. Así lo demuestra Gallardo, quién a la altura de su corta carrera como entrenador aparece con 16 títulos bajo su brazo, solo siendo superado por Ángel Labruna quien cosecha 22 títulos.

Lo único que falta después de tanto afecto recibido en este tiempo, sería un mimo más de parte de los hinchas, que me han bautizado con ese sobrenombre que a mí me da un poquito de vergüenza. Y aunque me de vergüenza, me lo voy a poner” comentó el ex futbolista en una entrevista a la página oficial de River Plate.

En el campo de juego, los aspectos tácticos y emocionales son fundamentales. Gallardo ha ofrecido grandes pruebas de eso y como el emperador francés que es las ejecuta desde la innovación estratégica en el rectángulo de juego. A eso, se suma la confianza que le brinda a sus jugadores dentro y fuera de la cancha. Son muchas las veces que lo quisieron dar por muerto pero siempre supo salir victorioso de ellas. Un claro ejemplo fue la obtención de la Copa Libertadores 2015. Tras una fase de grupos complicada, donde empató cuatro veces (Juan Aurich y Tigres), perdió una vez (San José de Oruro) y ganó solo un partido, 3-0 frente al equipo boliviano San José de Oruro, y accedió a los octavos de final donde se enfrentó a su clásico rival, Boca Juniors.

El partido de ida fue victoria por 1 a 0 para el conjunto de Napoleón, mientras que la vuelta no pudo terminarse de jugar por los incidentes del gas pimienta. Partido perdido para el conjunto Xeneize y clasificación a cuartos de final. Llegó una nueva instancia: Cruzeiro de Porto Alegre. El conjunto brazuca supo llevarse el primer partido de la ronda. Sin embargo, River Plate supo hacerse fuerte en Belo Horizonte y sellar su clasificación con un contundente 3 a 0. En semifinales se enfrentó al conjunto paraguayo Guaraní, donde definió su pase a la final tras empatar 1 a 1 en el partido de vuelta (en el partido de ida había ganado 2 a 0). Llegaba la última etapa del certamen, tras empatar en cero frente a Tigres en México, el conjunto del “muñeco” definió la Copa de local con su gente tras una victoria por 3 a 0.

Últimamente se está hablando mucho acerca de su salida del conjunto millonario. Suena en la Selección Argentina como reemplazo de Scolani. En Europa hay rumores que lo quieren desde España (Real Madrid) y Francia, en especial el Mónaco, donde supo desplegar todo su poderío futbolístico de pibe y ser campeón en el año 2000.

A pesar de todos esos rumores, Marcelo Gallardo tiene su cabeza en Núñez, donde no sólo extendió su contrato hasta 2019, sino que pretende llevar adelante un proyecto futbolístico a futuro. Y, claro, sumarse una nueva estrella continental.

Matías Rodríguez
Matías Rodríguez

Redactor.

Deja un comentario