Compartir nota
  • 12
    Shares

 

Con 26 años de trabajo dentro de la Federación Croata de Fútbol y 6 como Jefa de Selección, Iva Olivari se convirtió en la primera mujer en sentarse en el banco de suplentes en un Mundial de fútbol masculino. Conocida como la “Tía Iva” dentro del plantel, espera que con el paso del tiempo este hito se tome con más naturalidad.

Escribe Guido Antonelli (@GAntonelli1996) 

En el debut de Croacia ante Nigeria, por primera vez en la historia de la Copa del Mundo una mujer formó parte de un cuerpo técnico. Iva Olivari, jefa de la selección balcánica, vio la victoria de su equipo al lado del entrenador Zlatko Dalic. Entró a la Federación Croata en 1992, poco tiempo después de la independencia del país, y trabajó dentro del Departamento de Fútbol Internacional durante 20 años. Cuando Davor Suker asumió la presidencia de la HNS (sigla de la asociación) en 2012, le ofreció hacerse cargo de un puesto, tan importante como el del director técnico, que hasta ese momento no existía.

El papel ejercido por Olivari no muchas selecciones lo tienen y muchos suelen confundirlo con el rol del manager. Lo que hace la “Tía Iva”, tal como la llaman los jugadores, es ser un nexo entre los futbolistas y la Federación. Su trabajo puede ir desde organizar la logística y el alojamiento del plantel hasta ser una ayuda psicológica cuando un futbolista sufre de algún problema personal. También se mantiene en diálogo constantemente con las autoridades de la FIFA, de la UEFA y de las asociaciones de otros países, siendo una administradora aun cuando su selección no juega.

En el primer torneo internacional jugado con Olivari en el cargo, la FIFA consideró que su rol era más dirigencial que futbolístico, por lo que debió ver los tres partidos de su selección en Brasil 2014 en un palco. En la Eurocopa disputada en Francia hace dos años logró convertirse en la primera mujer en estar junto a los suplentes en un torneo de fútbol masculino organizado por la UEFA.

Antes de ingresar a la Federación, la “Tía Iva” siempre estuvo ligada al deporte. Como tenista llegó a ser campeona juvenil nacional de la ex Yugoslavia a los 14 años y, ya como profesional, le ganó un partido a la ex número 1 del ranking WTA, Steffi Graf, en Alemania. Su ascendente carrera terminó demasiado rápido producto de una lesión crónica en una de sus muñecas, a pesar de haber estado dos años en Estados Unidos consultando a varios especialistas para ver si había una solución.

Olivari manifestó que recibía más comentarios machistas en la vida diaria que en su trabajo, aunque reconoció que el machismo en el ambiente del fútbol es muy notorio. A sus 49 años dijo que espera que su labor sirva para romper con los prejuicios hacia las mujeres en este ámbito y que muchas de su condición sigan sus pasos. También confesó que si alguien le hubiera dicho hace 30 años que iba a formar parte de un cuerpo técnico en un Mundial no le habría creído y se hubiera reído de solo imaginarlo. La Jefa de la Selección está rompiendo con los prejuicios y desea que en los próximos mundiales sean muchas las mujeres que trabajen a la par de un plantel.

  • 12
    Shares