Polonia: Lo difícil de retomar el camino de los ’70

Compartir nota
  • 5
    Shares

Polonia fue la primera selección europea en quedar eliminada del Mundial. Guido Antonelli (@GAntonelli1996) explica por qué a los polacos les cuesta tanto retomar el camino del éxito que supieron transitar en la década del ’70.

Muchos se sorprendieron cuando se sorteó el Mundial y vieron que Polonia aparecía como cabeza de serie. Un sexto lugar en el Ranking FIFA, que se justificaba con que solo habían perdido dos partidos en un año y medio, le daba este privilegio a un país que había clasificado de manera directa a una Copa del Mundo después de 12 años. El grupo que le tocó fue el H, acompañado por Senegal, Colombia y Japón.

Si bien la zona aparentaba ser la más pareja del certamen, nadie imaginaba que los de Europa Central quedarían eliminados con apenas dos partidos disputados. Una notoria falta de funcionamiento en todas las líneas sumada a la desatención de algunos jugadores derivó en la derrota por 2 a 1 ante Senegal en el debut. Los entrenados por Adam Nawalka cambiaron 4 jugadores y de esquema táctico (4-4-2 a 3-4-1-2) para el partido ante Colombia, en el que el perdedor se volvería a casa. Entre las variantes salieron los históricos volantes Jakub Blaszczykowski (por un golpe) y Kamil Grosicki; y el defensor Thiago Cionek (autor de un gol en contra ante Senegal), mientras que el juvenil Dawid Kownacki reemplazó en la ofensiva a Arkadiusz Milik, de bajo nivel contra los africanos.

Polonia no ha sabido aprovechar a uno de los mejores delanteros del mundo: Robert Lewandowski.

El juego mostrado ante los sudamericanos fue incluso peor que el del primer partido, con su goleador y figura Robert Lewandowski teniendo que bajar hasta la mitad de cancha para agarrar la pelota en varios momentos. El categórico 3 a 0 a favor del seleccionado “Cafetero” sepultó a una Polonia que se quedó afuera en la fase de grupos de un Mundial por tercera vez consecutiva y, al igual que en 2002 y 2006, llegó sin chances a la última fecha en la que venció a Japón 1-0 con gol de Jan Bednarek.

Un hecho destacado que vivió este equipo dos semanas antes del debut fue la lesión sufrida por su referente defensivo Kamil Glik en el hombro izquierdo, producto de una mala caída tras practicar una chilena en el entrenamiento. Se especuló con su presencia hasta 24 horas antes del partido ante Senegal y se lo mantuvo en el equipo solo por su importancia en el seleccionado, aunque no jugó ese encuentro e ingresó con el enfrentamiento ante los colombianos.

Las “Águilas” llegaron a Rusia con un plantel que lleva un lustro sin demasiados cambios de nombres y un promedio de edad de 28 años, que para muchos es el momento de madurez de un futbolista. Este mismo equipo había terminado invicto la Eurocopa de Francia 2016, cayendo por penales ante Portugal -el campeón- en cuartos de final. El juego no era muy vistoso pero los dirigidos por Nawalka sabían lo que tenían que hacer y lo cumplían a la perfección.

El proceso eliminatorio para Rusia 2018 fue similar a lo hecho en Francia, cosechando ocho victorias, un empate y una derrota (4 a 0 de visitante contra su escolta Dinamarca). Por el nivel inferior de los otros seleccionados del Grupo E de las eliminatorias de la UEFA, el fútbol presentado por Polonia fue más ofensivo que lo mostrado en la Eurocopa. Estos números ilusionaban al sufrido pueblo polaco con que se podía emular lo logrado entre 1972 y 1982, años en los que Polonia fue una potencia futbolística.

La década de oro (’70)

En esa década un país que lentamente se estaba recuperando de la destrucción causada por la Segunda Guerra Mundial veía en el fútbol una oportunidad de salir adelante. Por más que ya habían pasado casi treinta años del final del conflicto bélico, es necesario destacar que Polonia fue el país más afectado, con el 20% de su población siendo asesinada por los alemanes, múltiples ciudades destruidas y el 80% de los edificios importantes reducido a escombros. La reconstrucción total del país recién se alcanzó oficialmente a fines de la década del 80’.

Grzegorz Lato en acción en el Mundial de España ’82

Con las figuras de Grzegorz Lato como goleador y el ya fallecido Kazimierz Deyna como volante ofensivo, Polonia se consagró campeón olímpico en Múnich 1972, obtuvo la medalla de bronce en el Mundial de Alemania 1974 venciendo a Brasil en el partido por el tercer puesto y se quedó con la presea plateada en los JJ.OO. de Montreal 1976. A estos reconocidos jugadores se les sumó Zbigniew Boniek (actual presidente de la Federación Polaca de Fútbol tras suceder a Lato en 2012) para el Mundial de 1978 en Argentina. Polonia quedó quinta y es recordada la mano de Mario Kempes y el posterior penal atajado por Ubaldo Fillol a Deyna en la victoria de Argentina por 2 a 0 en segunda ronda. Otro que vino a disputar esa Copa fue el actual seleccionador Nawalka, quien con 19 años jugó todos los partidos e integró el equipo ideal sub-20. El punto cúlmine de esta gran generación fue en España 1982, logrando el tercer puesto al igual que ocho años antes.

Luego de la caída del comunismo, Polonia afrontó años de inestabilidad social y malos resultados deportivos. La medalla de plata obtenida en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 fue un gran logro en el único torneo disputado por este seleccionado entre el Mundial 1986 y el de 2002. La Eurocopa de Austria y Suiza 2008 vio a las “Águilas” disputar el máximo torneo continental por primera vez en su historia, algo que en su década dorada no habían podido conseguir. Cuatro años después organizó la Copa junto a Ucrania, pero decepcionó y quedó eliminada en fase de grupos sin poder ganar un solo partido.

Después de no poder clasificar a Brasil 2014, contrataron a Adam Nawalka como entrenador y se armó un proyecto que recordaba a la época dorada por los resultados obtenidos y la cantidad de jugadores polacos en clubes importantes de Europa. La columna vertebral estaba conformada por: El capitán Robert Lewandowski, quien convirtió 102 goles en 124 partidos en Bayern Múnich en los últimos cuatro años y fue el goleador de las eliminatorias de la UEFA; Jakub Blaszczykowski (ahora en Wolfsburgo) y Lukasz Piszczek, quienes son tan importantes en la selección como lo fueron en el Borussia Dortmund de Jurgen Klopp (al igual que Lewandowski); Kamil Glik (hoy en Mónaco), considerado como uno de los mejores zagueros centrales de la actualidad y Grzegorz Krychowiak, volante central cuyo pase aún pertenece a París Saint-Germain y tuvo un magnífico 2016 tanto en Sevilla como en el seleccionado.

La eliminación temprana en esta copa golpeó duro en Polonia y la continuidad del seleccionador está en duda. La prensa local catalogó esto como un fracaso y lo que muchos se preguntan es qué hubiese pasado con el funcionamiento defensivo si Glik hubiera llegado físicamente al 100%. También se espera que los jugadores de la sub-21, que llevan un año sin perder, sean convocados para comenzar una renovación a partir de agosto, cuando empiece la flamante “Liga de las Naciones de la UEFA”.

  • 5
    Shares