#10yearschallenge: El tiempo se acaba

Una nueva oportunidad para tomar conciencia y reflexionar sobre el calentamiento global.

Durante estos últimos días en las redes sociales -Instagram, Twitter y Facebook- ha nacido un nuevo hecho viral:  “10 Years Challenge”.  Este nuevo challenge, que tiene a medio internet sumergido en el reto, trata de hacer una comparativa de cómo hemos cambiado en los últimos diez años haciendo un montaje fotográfico con una foto de hace una década y otra actual. Diferentes personas, entre ellos varios famosos, se han sumado a esta nueva moda para tratar de mostrar lo bien que se han conservado durante los años.

Como un pandemia, este nuevo reto se ha expandido por todo el mundo inundando las redes con diferentes tipos de fotos: personas mostrándose como cambiaron durante esos diez años, muchas de las cuales han hecho un gran cambio, mientras que otras se mantienen igual o peor; hasta han llegado hacer memes. Sin embargo, no todo es risas. El que no parece lucir en buenas condiciones es el planeta tierra. Así lo advierten, al menos, diferentes activistas medioambientales que han visto en el #10yearschallenge la oportunidad de denunciar los efectos del cambio climático.

Uno de ellos fue, Nicolás Bilodeau quién tuvo el atrevimiento de utilizar el hashtag #10yearschalleng para exponer el gran problema que atraviesan los glaciares debido al aumento de temperaturas producto del calentamiento global. “Les invito a que hagan lo mismo para mostrar que hay cosas más importantes en la vida que las redes sociales. Sí, es más complejo que hacer clic en “compartir”, pero es más concreto. La causa del medio ambiente requiere cambios importantes en nuestras maneras de hacer y comienza en la base. Si usted no puede dar o no tiene ganas de dar, es comprensible, pero en su lugar tome un nuevo compromiso personal para reducir sus emisiones contaminantes o disminuir su consumo”, escribió en sus redes sociales.

Océanos contaminados, especies extintas, glaciares derretidos son algunas de las imágenes que los internautas han compartido en sus redes sociales. También aparecen selvas y bosques despoblados. Diferentes sitios que de a poco se van deteriorando drásticamente por las consecuencias del calentamiento global. O mejor dicho por culpa de la irresponsabilidad humana y las industrias extractivas.

Y es que el nuevo año no ha empezado con buenas noticias para el medio ambiente. Según investigadores de la NASA el 2018 fue el año más caluroso registrado en los últimos tiempos, y eso tiene un efecto severo en los océanos, que se están calentando un 40% más rápido de lo que se pensaba. A eso se le suma que el hielo antártico se está derritiendo más rápido de lo que solía hacerlo. En concreto, una investigación ha demostrado que la capa de hielo de la Antártica se está derritiendo seis veces más rápido que en la década de 1980.

La mayoría de las fotos comparativas de los diez años muestran glaciares en fusión, uno de los efectos visualmente más drásticos del calentamiento global. Eso significa que los polo norte y sur se están renovando lentamente. ¿Qué consecuencias traería esto al planeta? En el peor de los casos, sostienen los expertos, el agua más caliente podría hacer que los glaciares que frenan la Antártida y las capas de hielo de Groenlandia colapsen. Provocando que los océanos reciban grandes cantidades de hielo, generando un rápido aumento del nivel del mar en todo el mundo. Así, por ejemplo, el nivel del mar en el sur de Florida – Estados Unidos – podría aumentar de 10 a 30 pies para el año 2100.

Otros efectos del cambio climático en el planeta se dejan notar en los arrecifes de coral, y los ecosistemas que sustentan, que se están muriendo lentamente. También los ríos y lagos se están reduciendo en medida a que las poblaciones en crecimiento demandan más agua, mientras que los bosques en América del Sur y África Central se están reduciendo debido a la tala  y deforestación.

¿Hasta cuanto vamos a seguir con esto? ¿Algún día nos haremos responsables por los daños que le estamos causando a nuestro planeta? ¿Vamos a continuar negando las señales que nos está dejando la madre naturaleza? Como ven, combatir las consecuencias del calentamiento global es vital si no queremos que nuestro planeta, tal y como lo conocemos hoy, desaparezca. Cualquier pequeño cambio de temperatura altera el equilibrio de nuestro planeta y, con ello, nuestra salud, nuestra calidad de vida y el futuro de las generaciones venideras. Es necesario empezar a tomar notas sobre el asunto. ¿Qué estás esperando? El tiempo se acaba.

Matías Rodríguez
Matías Rodríguez

Redactor.

Deja un comentario