Bennet Omalu, el médico que cambió la NFL

Si se trata de luchar por sus ideales y enfrentarse a grupos poderosos, Bennet Omalu tiene un doctorado en eso.

El fútbol americano es el deporte más popular en Estados Unidos. Allí, millones de chicos empiezan a practicarlo desde muy pequeños, primero en los colegios, luego en las universidades y de ahí saltan a las distintas franquicias que integran la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Él inició su carrera en Nigeria especializándose en temas forenses y neurológicos y consiguió una beca para estudiar en Seattle. Pasó por muchos hospitales hasta recalar en Pensilvania, Pittsburgh. Aquí radica la clave de su historia.

Webster murió a los 50 años. En principio, se había dicho que fue por un ataque cardíaco

Mike Webster, apodado “Iron Mike”, es considerado uno de los mejores jugadores de fútbol americano de toda la historia. Ganó cuatro anillos de Super Bowl jugando para Pittsburg Steelers, el equipo que más títulos tiene. Al retirarse empezó a perder la memoria, a tener alucinaciones y trastornos agresivos llevándolo a vivir solo, en su auto, aislado del mundo. En 2002 falleció y su cuerpo llegó a las manos de Omalu. Con permiso de la familia y autofinanciándose, analizó el cerebro de Mike. Allí dictaminó que los golpes recibidos en la cabeza a lo largo de su carrera equivalían a 25.000 accidentes leves de tráfico.

Luego de un profundo estudio escribió un artículo donde expuso que la gran cantidad de golpes que sufrían los jugadores terminaban produciendo graves lesiones neurológicas y llamó a esta patología como Encefalopatía Traumática Crónica (CTE). Por supuesto la NFL lo negó y le inició una denuncia penal para que deje de involucrarse. Aunque lejos estuvo de hacerlo. Al fallecimiento de Webster, se le sumaron Justin Strzelczyk, Terry Long, Andre, Walters y Junior Seau, teniendo algo en común: sufrían los mismos síntomas que había observado en “Iron Mike”. Todos se quitaron la vida de forma repentina.

Sobre las persecuciones que recibió: “Estas personas fueron a destruirme profesionalmente. Para noquearme”

Su objetivo ahora era lograr que la NFL lo escuchara para proteger la vida de los deportistas. El caso tomó tanta notoriedad pública que los directivos, presionados por más de 4000 demandas hechas por los familiares de los jugadores, reconocieron la investigación en 2009, siete años después de la muerte de Mike Webster.

En 2015, los cargos penales fueron retirados y Bennet Omalu se convirtió en ciudadano estadounidense. Barack Obama le ofreció ser el patólogo oficial de la Casa Blanca pero él declinó la oferta. Actualmente vive en California con su esposa e hijos. Mientras tanto Donald Trump pidió volver a la vieja escuela. Es decir, eliminar las reglas que buscan atenuar los golpes en la cabeza y minimizó la enfermedad que mató y está matando a cientos de jugadores.

NdR: Para más información recomiendo ver la película biográfica “Concussion”, protagonizada por Will Smith, donde explica cómo fue el proceso que tuvo que afrontar Bennet Omalu para que su investigación sea reconocida por la NFL.  

Jonathan Rosenberg
Jonathan Rosenberg

Periodista.

Deja un comentario