Del Potro: El renacer del campeón

Juan Martín Del Potro alcanzó el tercer lugar del ranking ATP. Impensado hace tres años, cuando se sometió a su tercera operación de muñeca izquierda, el tandilense logró superar sus problemas físicos y volvió a competir de igual a igual ante los mejores tenistas del mundo.

Cuando Del Potro anunció en junio de 2015 que había regresado al quirófano para buscar una solución definitiva a su lesión en la muñeca izquierda, muchos pensaron que su carrera tenística estaba por llegar a su fin. Era la tercera operación en esa articulación en apenas 15 meses, en los que solo disputó dos torneos (Sídney y Miami 2015) plagado de dolores. Todas las intervenciones fueron realizadas por el cirujano Richard Berger -una eminencia en operaciones de muñeca- en la Clínica Mayo de Rochester, Estados Unidos. También vale destacar que el tenista se había sometido a una cirugía de muñeca derecha en el mismo nosocomio en mayo de 2010, para tratar una lesión que lo tuvo afuera de las pistas hasta comienzos del año siguiente.

Las lesiones estuvieron al borde de retirarlo del tenis

Después de años de sacrificio para recuperase de las mencionadas lesiones de gravedad, Delpo hoy alcanzó su mejor ranking desde que es profesional. El tandilense se suma al selecto grupo de argentinos que supieron estar entre los tres mejores integrado por: Guillermo Vilas (2°) y Guillermo Coria y David Nalbandian (3ros) en singles masculino; Gabriela Sabatini (3ra) tanto en singles como en dobles femenino; las doblistas Paola Suárez y Gisela Dulko, quienes lideraron el escalafón de la WTA en su especialidad; y Gustavo Fernández, quien el año pasado fue número 1 del ranking de tenis adaptado masculino.

El regreso de Del Potro se dio en el ATP 250 de Delray Beach en febrero de 2016 (año que arrancó como 1045 del mundo), pero su renacer tenístico ocurrió en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. En el primer semestre de aquel año, el oriundo de Tandil presentó ciertos temores cada vez que debía golpear su revés a dos manos. Esto se vio reflejado en los resultados, con las semifinales obtenidas en el torneo de su regreso y en Stuttgart.

El sorteo de los JJOO deparó que Delpo debía enfrentar en primera ronda al número 1 del mundo de aquel entonces, Novak Djokovic. Una victoria en dos sets fue fundamental para que el argentino recuperara la confianza en sí mismo. Si bien fue en un torneo que no repartía puntos para el ranking, la medalla de plata obtenida fue el puntapié inicial para llegar a lo que alcanzó hoy. Meses después confesó: “Fue la mejor semana de mi vida.”

Comandó al equipo argentino que se coronó campeón de la Davis

El cierre de temporada del argentino fue muy emotivo y logró recomponer la relación con ciertos seguidores del tenis argentino, que había quedado algo resquebrajada después de no haber jugado un partido de Copa Davis en 2012. Delpo alcanzó los cuartos de final del US Open y se coronó en Estocolmo, pero fue la mencionada Copa Davis la que hizo que el tenista afirmara que “el 2016 fue el mejor año de su vida”. Con “La Torre de Tandil” cumpliendo un rol fundamental (superando a Andy Murray en Glasgow en semifinales contra Gran Bretaña y a Marin Cilic en la final ante Croacia en Zagreb) dentro de un equipo que supo que podía quedar en la historia, Argentina conquistó la tan ansiada “Ensaladera de Plata” por primera vez. Con el objetivo cumplido, Juan Martín anunció que para 2017 se centraría por completo en el circuito ATP.

Del Potro regresó en febrero a las pistas para iniciar una temporada en el 42° puesto y con pocos puntos para defender. Aunque su primera mitad fue bastante irregular (apenas alcanzó semifinales en Delray Beach), fue otra vez en el Abierto de Estados Unidos donde logró encadenar cinco victorias -incluyendo una remontada épica frente al austríaco Dominic Thiem en octavos de final y un contundente triunfo ante Roger Federer en cuartos- y mejorar su rendimiento, cayendo en semifinales ante el posterior campeón Rafael Nadal. En un magnífico sprint final de temporada, las semifinales alcanzadas en el Masters 1000 de Shanghái, la revalidación del título en Estocolmo y la final en Basilea dejaron a Delpo en las puertas de la clasificación a las Finales ATP de Londres. A pesar de no haber podido entrar por tan solo un puesto, el bonaerense terminó la temporada como 11° del ranking.

En enero de este año regresó al top 10 después de tres años y medio. Los títulos en Acapulco y en Indian Wells, donde superó en la final a Federer en uno de los mejores partidos del año, y las semifinales alcanzadas en Miami sirvieron para que Delpo se reinsertara entre los mejores 6 del mundo. A pesar de haberse desgarrado el aductor izquierdo en plena gira europea de polvo de ladrillo, Del Potro estuvo presente en Roland Garros y alcanzó semifinales (Cayó ante Nadal, como en Nueva York el año previo). Fue justamente el mallorquín quien lo eliminó en cuartos de final de Wimbledon en un partido que quedará en la historia, evitando que el tandilense regresara de Londres ocupando el podio del escalafón.

La semana pasada, “La Torre de Tandil” no pudo jugar el Masters 1000 de Toronto víctima de una molestia en la famosa muñeca izquierda (nada para preocuparse). Igualmente aprovechó que el campeón defensor Alexander Zverev -tercera mejor raqueta del mundo hasta ese momento- perdió en cuartos de final para arrebatarle esa ubicación.

El nuevo número 3 del mundo

Exactamente dos años después de Río, donde empezó todo, Juan Martín llega al punto más alto de su carrera. Una carrera que estuvo muy cerca de terminar en el bienio de 2014 y 2015, cuando el tandilense no podía soportar sus dolores e ingresar a un quirófano le era más común que jugar al tenis. Una carrera que lo vio campeón del US Open 2009 en sus últimas semanas como veinteañero. Una carrera que, después de momentos muy complicados, lo transformó en un ídolo del deporte nacional. Una carrera a la que, Del Potro sabe, aún le faltan varios capítulos por escribirse.

Guido Antonelli
Guido Antonelli

Periodista.

Deja un comentario