El arquero croata que pasó por Boca, River y Quilmes

Milan Borjan hoy ataja en Estrella Roja de Belgrado. Al inicio de su carrera, pasó por el fútbol rioplatense, aunque no tuvo la oportunidad de debutar oficialmente.

Mirjana y Bosko Borjan eran una pareja serbia que vivía en Knin, Croacia. Su hijo Milan tenía 4 años cuando la Guerra por la independencia comenzó en 1991. Durante el conflicto bélico que enfrentó a Croacia y al Ejército Popular Yugoslavo, los serbios autoproclamaron la República Serbia de Krajina dentro del territorio croata con Knin como capital. En 1995 las fuerzas croatas invadieron esta ciudad poblada en su mayoría por gente de origen serbio y la familia Borjan debió emigrar. Se refugiaron en Belgrado, donde el pequeño Milan descubrió su amor por el fútbol. O, mejor dicho, por el puesto de arquero, el mismo en el que su papá había jugado de forma amateur.

En 2000 se mudaron a Hamilton, Ontario, Canadá, donde los padres de Borjan aún residen. Allí Milan atajó en las divisiones inferiores del club Mount Hamilton y se nacionalizó canadiense, ya que su sueño era ser el arquero de la selección de ese país. Pese a que podía representar internacionalmente tanto a Croacia -país de origen- como a Serbia -país de sus progenitores-, hace poco Borjan dijo: “Elegí a Canadá para agradecerle todo lo que ha hecho por mí y mi familia. Mejoraron la calidad de vida de mis padres y quería pagarles de alguna manera.”

Nómade desde su infancia, a sus 19 años Borjan se mudó a Buenos Aires para realizar una prueba en Boca. El arquero canadiense quedó seleccionado e integró el plantel de reserva en 2006. Pero en el club de la Ribera no le ofrecieron contrato, por lo que en 2007 cruzó el charco para jugar en Nacional de Montevideo. No llegó a debutar y en julio regresó a la capital argentina, aunque esta vez su destino fue River. Curiosamente, su estadía en Núñez fue similar a la que tuvo en Boca: no atajó ni un minuto en la reserva ni firmó contrato. Cuando parecía que su paso por Argentina estaba finalizado, apareció Quilmes en el camino de Borjan. En el “Cervecero” pudo convertirse en futbolista profesional y fue el tercer arquero del equipo que peleó sin éxito por el ascenso en 2008.

En su periplo por el Río de la Plata, el canadiense pasó por cuatro clubes diferentes (tres argentinos y uno uruguayo) en poco más de dos años sin lograr debutar en primera. De todos modos, haber firmado su primer contrato en Quilmes le hizo creer que podía vivir del fútbol. Por eso, en vez de regresar a Canadá optó por volver a Belgrado. Allí fue contratado por Rad y, aprovechando que estaban lesionados los dos arqueros del club, Borjan se ganó el puesto y fue importante en un equipo que clasificó a la Europa League por segunda vez en su historia.

El golero trotamundos siguió su camino por varios países del viejo continente. Contribuyó al subcampeonato de Vaslui de Rumania, pasó por el Sivasspor turco -donde perdió la titularidad con la llegada de Roberto Carlos como entrenador- y fichó por Ludogorets Razgrad de Bulgaria.

En su primera etapa en el equipo búlgaro, las cosas no fueron como él quería. En el debut por Champions League ante Liverpool, su equipo empató a los 45’ del complemento; pero en tiempo de descuento Borjan cometió un penal que Gerrard cambió por gol, dándole la victoria a los ingleses. Después de esta jugada desafortunada, el canadiense no volvió a atajar en esta etapa en Ludogorets.

El primer semestre de 2015 le sirvió para relanzarse. Mostró un gran nivel en Radnicki Nis de Serbia para luego regresar a Ludogorets. Con el titular lesionado de gravedad, Borjan encontró la continuidad que no había tenido en su primera etapa en Bulgaria. Pero este arquero se siente cómodo cerca de los Montes Balcanes, por lo que a mediados de 2017 fue transferido a Estrella Roja de Belgrado.

Actualmente pasa por el mejor momento de su carrera en el equipo más popular de Serbia. El año pasado clasificó a la fase de grupos de la UEFA Champions League, pero en su zona le tocaron Liverpool, París Saint-Germain y Napoli. A pesar de quedar haber quedado último, Estrella Roja le ganó 2 a 0 a los ingleses en Belgrado. Ese día, el guardameta fue figura y pudo redimir su mala actuación ante el mismo rival cuatro años antes en Bulgaria. Con 31 años, Milan Borjan está preparado para dar el salto a una liga más importante. Sí, el mismo arquero que dejó Canadá para probarse en Boca y en River.

Guido Antonelli
Guido Antonelli

Del equipo de redacción
Twitter: https://twitter.com/GAntonelli1996

Deja un comentario