El bisabuelo Jack

El árbol genealógico del “Fútbol Total” plantó su semilla a fines del Siglo XIX, con el nacimiento de Jack Reynolds. Un repaso por los antepasados de la idea que hoy pregona Pep Guardiola.

Partamos de la base actual. Uno dice Messi y todos identifican quien es. Lo que andan un poquito más en el tema, lo relacionan con Guardiola. De acercarse uno que sepa apenas un pelito más, hablará de Johan Cryuff. El tema de conversación se volverá más romántico y melancólico y sobre el final de la charla aparecerá la figura de Rinus Michels. Bien. De Messi a la escuela holandesa. Toda una idea de fútbol. De Fútbol Total.

¿Pero, acaso, alguien osará no hablar de el bisabuelo de la familia? Aquí es donde entra en juego Jack Reynolds.

Nació el 23 de septiembre de 1881 en Whitefield, Manchester, Inglaterra. Dato de contextualización: Un año después, Alexander Watson Hutton, padre del fútbol de estos lados, llegaría a Argentina.

Reynolds creció en una familia humilde inglesa y comenzó, en su adolescencia, a jugar al fútbol. Le gustaba marcar goles y era habilidoso con la pelota. En 1902 llegó al Manchester City, pero allí no disputó ningún encuentro y comenzó a naufragar por las bajas divisiones inglesas. Vistió las camisetas del Burton United, Grimsby Town, Sheffield Wednesday, Watford y New Bromtpon hasta que en 1911 decidió retirarse en el Rochdale.

Jack Reynolds tenía apenas 30 años y su paso por el deporte que amaba no fue lo que el soñaba. Pero quería seguir ligado a él. Un año después de su retiro, el St.Gallen de Suiza le ofreció ser entrenador del equipo. No dudó y así podemos establecer que, el 1 de julio de 1912, la semilla del “Fútbol Total” comenzó a tomar fuerzas.

Estuvo durante dos años en Suiza hasta que en 1914 la Federación de Fútbol de Alemania lo contrató como entrenador de la selección. Pero el debut nunca llegó. Existen dos versiones: Una es que, al estallar la Primera Guerra Mundial, no se vería bien a un inglés dirigir al seleccionado alemán. La otra, más romántica, tiene que ver con el Ajax FC.

A principios del Siglo XX el Ajax era un pequeño club amateur de Holanda. Se había fundado en 1900 y su mayor logro obtenido fue el ascenso a primera división en 1911. De todas maneras, en 1914 descendió a la segunda división. Un año después, el club se encontraba en ruinas. Quien fuera entrenador durante cinco años, el irlandés John Kirwan, dimitió. Los jugadores se cambiaron rápidamente de camiseta y la gente comenzaba a perder la fe. Se necesitaba un cambio que sea un punto de inflexión en la historia.

Y allí es cuando entra en juego Jack Reynolds. La versión más romántica sobre su posibilidad truncada de dirigir Alemania es que el inglés, sabiendo del mal andar del club holandés, esperó por ellos.

Había mucho trabajo por realizar. Reynolds comenzó desde muy abajo a forjar su idea de fútbol y logró establecerla en poco tiempo. Un fútbol dinámico, asfixiante y desconcertante para los rivales debido a las rotaciones permanentes de los jugadores. Sus extremos estaban obligados a estar abiertos para hacer ancho el campo y los volantes debían llegan por sorpresa al área rival. Un innovador de la época.

En 1917 logró el primer título del club tras conquistar la Copa de Holanda. En 1918 y 1919 conquistó la liga. En medio de la Gran Guerra, el Ajax era un mimo para los fanáticos del fútbol. Por lo menos allí se refugiarían emocionalmente de la realidad que azotaba al mundo.

Convirtió al Ajax en uno de los mejores equipos del país. Pero sus legados más importantes fueron dos: En primer lugar, dio lugar a una nueva idea de juego basada en la posesión de la pelota. En segundo, y no menos importante, fue pionero en hacer que todos los equipos del club jugasen bajo un mismo sistema. Ambas ideas se vieron después en Rinus Michels y Johan Cryuff. Hoy en Pep Guardiola.

Homenaje del club  en 2015 tras cumplirse 100 años de su asunción como DT.

El entrenador inglés estuvo durante tres etapas en el Ajax: 1915-1925, 1928-1940 y 1945-47. En esta última hizo debutar a un joven talento: Rinus Michels. También dirigió, aunque sin el éxito ya conseguido, al Blauw-Wit. Y se sentó un solo partido en el banquillo de la selección de Holanda, en 1919, tras la vuelta de los partidos internacionales luego del conflicto bélico.

Jack Reynolds dejó el mundo en 1962 a los 81 años. En 1965 el Ajax lo homenajeó nombrando a una de las tribunas del estadio con su nombre.

No nos olvidemos del bisabuelo Jack.

Nicolás Perdomini

Director de MAVA

Twitter: https://twitter.com/NPerdomini

Deja un comentario