El Diego y la música

El Diego y la música

30 octubre, 2018 0 Por Cristian Sorano

Es uno de los más grandes, eso no le quepa la menor duda a nadie. Y la gente se lo hace saber en cada lugar donde va. Incluso las personas más reconocidas del mundo. 

Diego y La Reina

Tal vez una de las fotos más conocidas del ‘10’ con uno de los grandes ídolos de la música inglesa. Allá por los años 80, más precisamente el 8 de marzo de 1981, Diego pasa a Boca y Los Queen se embarcan en una gira que duro año y medio, incluyendo nuestro país, con tres conciertos en el Estadio de Velez.

El encuentro entre la Icónica banda y Maradona se produjo tiempo antes de que estallara la Guerra de Malvinas, el 2 de abril. Eso explica el intercambio de camisetas entre Freddy y Diego.

La anécdota finaliza con Diego subiendo al escenario para presentar el tema “Another One The Bites The Dust” diciendo: “Quiero agradecer a los Queen por hacerme tan feliz, ahora uno más muerde el polvo”.

Oasis y Maradona

18 de marzo de 1998, Liam y Noel Gallagher, integrantes y fundadores de Oasis, estaban de gira con la banda. La situación era luego de un show en el Luna Park, en un bar de un hotel de Buenos Aires. “Estábamos tomando algo y luego vi entrar a una gran cantidad de gente y no sabíamos qué estaba pasando. Claro, estaba Maradona subiendo a una habitación con unos amigos y unas chicas,” supo narrar Liam.

Los Gallagher subieron a conocer al astro y se encontraron con una situación inusual. “Pasaba de todo. Maradona estaba en el centro de la habitación, haciendo jueguitos con una botella de plástico. La cosa estaba un poco caldeada y dijimos “nos sacamos una foto rápido y nos vamos a la mierda”. Maradona se acercó transpirando a más no poder, los miró y dijo: “Si se van con algunas de estas chicas los mato”.

Diego y Charly, una vida de anécdotas

De estos dos personajes, tranquilamente podríamos hacer una nota entera, de esas de nunca acabar, recordando momentos y anécdotas de estos dos grandes ídolos argentinos. Como en 1994, en el cumpleaños Nº 66 de García, festejado en un programa de televisión conducido por Julián Weich.

Charly en su máxima expresión: Desafiante, liberado, adueñándose del programa al grito de: “Al Diego y a Charly no los para nadie”. Y así fue. Con la llegada del Diego a último momento, el músico lo agarró del brazo y lo llevó hasta el pequeño escenario que había en el piso para cantarle el “Maradona Blues” compuesto por él y Claudio Gabis luego de la eliminación de la Selección Argentina del Mundial 94.

Otro hermoso momento captado por la TV fue el encuentro en 2005 en el programa de Maradona, La Noche del 10, en una entrevista donde Charly relató cuando se arrojó a una pileta desde un Noveno piso. “Estaba detenido en el hotel, vi la pileta y dije ¡¿por ahí salgo!?”, recordó, y remató con una hermosa frase: “Cuando estaba en el aire esperaba verlo a Dios, pero no te vi”.

Diego y los Piojos

Así como en 1996 en el Estadio Obras, en la presentación del disco “Tercer Arco” que contiene una de las más famosas canciones dedicadas al astro del futbol mundial, “Marado”, en el año 2005 Diego se presentó una vez más en el escenario en un show de los Piojos, mientras Ciro Martínez interpretaba la canción, con los botines Puma del ‘10’ colgados en su micrófono, Maradona hacía jueguitos y practicaba un cabeza con el cantante para deleite de la fanaticada Piojosa.

Sabina, un fanático del ‘10’

Hace poco se lo encontró en un bar en Madrid y no dudaron en hacerle una entrevista, donde recordaba las cuatro veces que toco en La Bombonera, y la vez que cantó en el Gran Rex junto a su amigo Maradona y “no lo dejo colar ni un verso”

Seguramente Joaquín Sabina sea unos de los más grandes fanáticos de Diego. Su amor por nuestro país se hace sentir cada vez que viene a presentar su música.

Una de las anécdotas más reconocidas fue en la mismísima noche del diez donde charló con Maradona y pudo cantarle un blues improvisado en el camerino antes de hacer la entrevista, para que luego aparezca Charly Garcia cantando “Funky” y se unan los tres en un momento único, solo comparado con aquel mítico programa de “La Biblia y el Calefon” conducido por el periodista Jorge Guinzburg, quien tuvo el placer de juntarlos.