“El fútbol es el mejor deporte del mundo y el peor ambiente para las mujeres”

“El fútbol es el mejor deporte del mundo y el peor ambiente para las mujeres”

28 septiembre, 2018 0 Por Nicolás Perdomini

Entrevista exclusiva con Macarena Sánchez, jugadora de UAI Urquiza. Una charla futbolera que también involucra marginación y feminismo.

Seis años atrás una jovencita de 17 años abandonó su hogar, su familia y sus amigas y con su bolso lleno de ilusiones partió rumbo a la Ciudad de Buenos Aires. Soñaba con dedicarse al fútbol. En Santa Fe, la ciudad que la vio nacer, las oportunidades eran (y son) escasas. A su vez, todo el ambiente que rodea al fútbol femenino es precario: Los cuerpos técnicos están incompletos, los entrenamientos son informales y las futbolistas no disponen de varios recursos.

“Acá es más profesional. Tenés nutricionista, kinesiólogo, ayudante de campo y preparador físico. Disponemos de cobertura médica por cualquier cosa que nos pase. Obvio esto no se da en todos los clubes. Algunos tienen las mismas dificultades que los equipos del interior. Yo tengo la suerte de estar en un club en donde contamos con casi todo. Obviamente siempre se puede mejorar, pero en comparación con otros equipos estamos muy bien”, cuenta la actual delantera de UAI Urquiza, uno de los clubes más destacados del fútbol femenino y que en julio se consagró campeón de la temporada 2017-18 tras vencer en la final a Boca (5 a 2 en el global).

– ¿Cuándo llegaste a Buenos Aires? ¿Te costó la adaptación?

– Llegué a los 20 años en 2012, en busca de un mejor nivel futbolístico. Acá se juega el único torneo de AFA del país, y que da una plaza para la Copa Libertadores, así que ese fue el motivo principal. Me costó mucho adaptarme, acá es otro mundo, el ritmo de vida es más intenso que en el interior. Se vive de otra forma. Pero a medida que pasa el tiempo te vas acostumbrando y adecuando a ese ritmo. El primer año vine con mi hermana, ella vino a estudiar teatro. Pero el año siguiente se volvió a Santa fe.

– ¿Cuándo y cómo nace tu interés por el fútbol?

– Y… arranqué a jugar desde chica, siempre rodeada de amigos varones, en una plaza. Porque en ese momento no había escuelitas de fútbol femenino. Ahora se encuentran un poco más.

– ¿En ese momento sabías sobre la marginación que sufría y sufre el fútbol femenino respecto al masculino?

– Si obvio, estaba al tanto. Pero sinceramente lo tenía naturalizado. Por ahí no me daba cuenta de las diferencias porque lo tomaba como algo normal. Como si fuese algo que estaba bien. La verdad es que lo empecé a percibir cuando me involucré con el movimiento feminista. Ahí empecé a entender la discriminación y el desprecio que siempre sufrí.

Con la misma pasión que habla del fútbol, lo hace sobre el feminismo. Un movimiento que está presente en cada rincón del país. Y que, a Macarena, le cambió su forma de pensar y de ver las cosas.

– ¿Cuándo decidiste involucrarte en el feminismo?

– Cuando arrancaron las marchas de ni una menos empecé a comprometerme y cuestionarme todo. Cosas que antes ya me parecían injustas, pero no las veía con perspectiva de género. El feminismo me abrió la cabeza, me cambió la forma de pensar. No es fácil darte cuenta que viviste toda tu vida creyendo que el sistema patriarcal estaba bien, así que significó un cambio muy grande en mi vida. Significa empoderamiento.

– ¿Qué quisiste decir en una nota con otro medio con que hay hombres que no quieren que el fútbol femenino se nivele?

– Hacía referencia a los que tienen el poder de cambiar el fútbol femenino y no lo hacen. Por ejemplo, a los dirigentes de algunos clubes. Tienen todo para hacer crecer la disciplina y no lo hacen. Evidentemente no quieren. No les gustará que las mujeres estemos ganando espacios en los ambientes que siempre fueron considerados de hombres.

– ¿Ves viable, en un futuro inmediato, esta nivelación?

– Si se da en un futuro, será muy lejano. No lo veo en corto plazo sinceramente. Creo que va a llevar mucho tiempo lograrlo.

– Es un ambiente muy cerrado…

– Si tal cual, es un ambiente muy contaminado.

– Hay un tweet tuyo que se hizo viral en el que contás de tu rutina. Trabajas, entrenas y estudias. ¿Cómo haces para dedicarte de lleno a cada una de tus actividades?

(Ríe) – Así es, trabajo, entreno y estudio. La mayoría de los días hago las tres cosas, salvo los miércoles que no entreno ni curso, por lo cual solo voy a trabajar. A esta altura del año me está costando bastante encontrar los momentos para estudiar, y me cuesta sentarme a hacerlo. Reconozco que es bastante cansador hacer las tres cosas. Muy desgastante, pero me gusta lo que estoy estudiando así que eso ayuda bastante. No puedo dar el 100% en todo, sinceramente. La mayoría de los días llego tarde a cursar porque termino tarde de entrenar. A veces no llego a estudiar lo que debería. Algunos días en el trabajo estudio y postergo laburo. He tenido que faltar a entrenar para ir a rendir. He faltado a cursar para ir a jugar partidos. Así que un poco así es mi vida. Trato de hacer todo como puedo. Y me acomodo dependiendo de la prioridad del momento.

– ¿De qué trabajas?

– Estoy en una empresa de limpieza, en oficinas. Eso me ayuda bastante con el tema del estudio porque me permite llevarme apuntes y ponerme a leer.

– Volvamos al fútbol. Hablemos de fútbol: ¿Qué clase de delantera sos?

– Me considero una delantera aguerrida. Corro bastante, presiono y juego mucho de espaldas al arco y me gusta jugar afuera del área también.

– ¿Qué tipo de fútbol te gusta?

– Me gustan los equipos que juegan bien, que tienen un estilo y lo mantienen más allá del resultado. Que no venden ese estilo por ganar.

– Hablando a grandes niveles… ¿El máximo exponente de eso sería Guardiola?

– Claro, Guardiola me gusta.

– ¿El fútbol es la dinámica de lo impensado o la mecánica de lo trabajado?

– La mecánica de lo trabajado. Creo que el fútbol debería ser fruto del trabajo. Igualmente me gusta que haya equipos diferentes a lo que yo considero buen fútbol. Es parte del fútbol también y que haya diferentes estilos hace que el fútbol sea entretenido. Si todos los equipos jugasen como lo hace el Barcelona no tendría gracia. También hay equipos que tienen jugadores para poder desarrollar ese fútbol de élite y otros deben rebuscar su estilo con los jugadores que tienen. Pero hoy en día el fútbol es muy resultadista. Un técnico que pierde 5 partidos lo echan.

– ¿Qué le dirías a una joven que aspira a ser futbolista?

– Que es el mejor deporte del mundo y el peor ambiente para las mujeres. Que, si está dispuesta a tener que luchar todos los días para lograr lo que quiere, que lo haga, porque no hay nada más gratificante que ganar y lograr objetivos cuando todos creen que te estás metiendo en un ambiente que no es para vos.

Macarena Sánchez es un ejemplo de perseverancia y constancia, y aún tiene mucho camino por recorrer. Mientras tanto, sus botines seguirán golpeando con dureza a la redonda en busca de llenar su garganta con un grito de gol. Un grito que también significará el rechazo a las diferencias hacia el fútbol femenino. Un grito que soñará con derribar, de una vez por todas, los muros de un deporte machista.