El “malo” de la película tuvo su final feliz

 

Nestor Pitana y sus colaboradores Hernán Maidana y Juan Pablo Belatti fueron seleccionados por los dirigentes a cargo de la FIFA para dirigir el último partido del Mundial que consagró campeón a la Francia de Griezmann, Mbappé, Kanté, Pogba y compañía.

Escriben Gabriel Gómez (@Gabigomez21) y Nicolás Perdomini (@NPerdomini)

Nació hace 43 años en Corpus Christi, un pequeño pueblo de 3 mil habitantes ubicado a 80km de Posadas, la capital de Misiones. Desde muy joven estuvo inclinado hacia la práctica deportiva. Comenzó en el básquet, en donde le veían condiciones (y más aún físicas) al punto de que llegó a ser convocado por el seleccionado sub 18 de Misiones. Sin embargo, el hecho que parecía dar inicio a su trayectoria con la pelota naranja, fue el último. Su destino parecía estar en el fútbol.

Realizó las inferiores en el club 20 de junio de Corpus, el Tigre de Santo Pipó y en Guaraní Antonio Franco, pero finalmente se terminó inclinando por el arbitraje. Comenzó dirigiendo en los torneos locales, pasó por los torneos federales, Nacional B, Primera, copas internacionales, Mundial de Brasil 2014 hasta desembocar en Rusia 2018.

La carrera de Pitana tuvo su pitazo inicial en 2007 cuando dirigió en Santa Fé a Colón frente a Rosario Central en lo que fue su primer partido en primera. En aquel entonces quedó en la historia de Misiones por ser el primer árbitro en debutar en la máxima categoría del fútbol argentino.

De Misiones al mundo entero

En el estadio ruso de Luzhniki los argentinos no tuvimos la posibilidad de soñar con un nuevo campeonato del mundo, pero sí estuvimos (bien) representados por un árbitro que supo ganarse su lugar con creces desde el comienzo de la competencia.

El oriundo de Corpus Christi fue quien arbitró el partido inaugural donde Rusia derrotó por 5 a 0 a Arabia Saudita. Si bien el encuentro no tuvo complicaciones en cuanto al roce y jugadas polémicas, el argentino demostró estar a la altura y comenzó a ser seguido de cerca por los representantes de la FIFA, sobre todo por Pierluigi Collina quien es el presidente de la Comisión de Árbitros del organismo.

El colegiado continuó su rumbo en la Copa y dirigió tres encuentros más, sumados al inaugural y a la final. Se hizo presente en Mexico – Suecia (0-3), donde sancionó muy bien un penal para los europeos; impartió justicia en Croacia – Dinamarca (1P-1), en donde allí también tuvo mucha participación ya que a pocos minutos del final del tiempo suplementario pitó un penal a favor de los croatas que luego fue atajado por Kasper Schmeichel; y, por último, en cuartos de final estuvo en Uruguay – Francia (0-2), en el que durante los 90 minutos llevó el juego con suma autoridad en momentos de dificultad.

“Estoy contento de que nos dirija Pitana. Cuando nos dirigió ha sido un caballero”, había expresado Ivan Rakitic, volante de Croacia, en la previa del encuentro.

De esta forma, Nestor Pitana se transformó en el segundo árbitro argentino que dirigió el primer y último encuentro del Mundial. El primero fue Horacio Elizondo, hoy responsable de la dirección de arbitraje de la Asociación del Futbol Argentino (AFA), quien había hecho lo propio en la Copa del Mundo de Alemania 2006. En aquella recordada final, en la que Italia se consagró campeón tras derrotar por penales a Francia, expulsó a Zinedine Zidane por un cabezazo a Marco Materazzi.

Los árbitros a lo largo de la historia han estado (y seguirán estando) siempre disponibles para la crítica y los insultos desmedidos y nunca para el reconocimiento y los elogios. El Mundial de Rusia 2018 dio lugar a grandes sorpresas deportivas, y tampoco se privó de que esta vez el “malo” de la película tenga su final feliz.