Fulham: Un descenso anunciado

Fulham: Un descenso anunciado

8 abril, 2019 0 Por Guido Antonelli

Con un plantel del que se esperaba mucho más, el equipo inglés descendió de la Premier League menos de un año después de su regreso. Una temporada en la que se hizo todo lo que un club de primera división no debe hacer.

Cuando Fulham volvió a la Premier League el año pasado, muchos imaginaban que no iba a tener problemas de adaptación. Dirigido por el serbio Slavisa Jokanovic y con una notable racha de victorias en la segunda rueda que le permitió meterse en play-offs, el equipo del oeste de Londres jugó un fútbol vistoso en el Championship (segunda división inglesa).

Se esperaba una campaña en la que los “Cottagers” estuvieran cerca de los puestos de mitad de tabla, especialmente después de haber gastado 110 millones de euros en refuerzos (según el sitio alemán Transfermarkt). Entre ellos se destacaban el volante marfileño Jean-Michaël Seri, quien provenía de Niza y había sonado para Barcelona hace dos años, André Zambo Anguissa de Marsella y Alfie Mawson (marcador central que venía de ser de los mejores en un descendido Swansea City). Además, se hizo uso de la opción de compra del goleador Aleksandar Mitrovic, quien estaba cedido desde Newcastle y había anotado 12 goles en 17 partidos en el semestre del ascenso.

Con poco lugar en Atlético Madrid, el argentino Luciano Vietto llegó a préstamo, al igual que el arquero de Sevilla Sergio Rico, Calum Chambers del Arsenal y el extremo alemán André Schürrle. También se mantuvo el juvenil Ryan Sessegnon, quien había sido vinculado con clubes del nivel de Real Madrid y Tottenham y que el año pasado ganó el premio al mejor futbolista inglés sub-18.

Las bajas más notorias del equipo que ascendió fueron sus laterales: el derecho Ryan Fredericks quedó libre y firmó con West Ham, mientras que el izquierdo Matt Targett terminó su préstamo y regresó a Southampton. Si bien se decía que el plantel había quedado algo desbalanceado entre defensa y ataque por el renombre de sus delanteros, nada hacía imaginar el papelón que haría Fulham en la Premier.

Con una victoria, dos empates y nueve caídas, Jokanovic fue despedido a mediados de noviembre. Los jugadores sabían qué pretendía el serbio que hicieran en la cancha: salir jugando desde el fondo, agrupar futbolistas de buen pie en el mediocampo y poner extremos veloces para asistir a Mitrovic, quien evolucionó futbolísticamente bajo el mando de su compatriota. Pero como consecuencia de una defensa endeble (la más goleada del campeonato) y una racha de derrotas, los dirigentes entendieron que cambiando de técnico las cosas mejorarían.

Para solucionar los problemas defensivos, reemplazaron a Jokanovic con Claudio Ranieri. El italiano -campeón con Leicester en 2016 y gran conocedor del fútbol inglés- es la contracara del entrenador saliente en cuanto al estilo, por lo que a los jugadores se les hizo difícil adaptarse a un nuevo sistema. En su debut le ganó 3 a 2 a Southampton, pero durante su estadía el equipo siguió defendiendo mal y los conflictos internos se acrecentaron. En ningún momento pudo encontrar una formación ideal, cambiando la disposición táctica varias veces -ninguna dio resultado- y llegando a utilizar hasta tres arqueros diferentes: los españoles Fabri y Sergio Rico (actualmente titular) y Marcus Bettinelli (importante en el Championship la temporada pasada).

En los tres meses y medio en los que estuvo Ranieri, los Cottagers apenas ganaron tres partidos. Entre tantas derrotas de Premier League, la más dolorosa se dio a principio de año por la tercera ronda de la FA Cup. Oldham Athletic, club que milita en la League Two (cuarta división), le ganó 2 a 1 sobre la hora, minutos después de que Mitrovic errara un penal.

Conflictos impensados

El 29 de diciembre se enfrentaron Fulham y Huddersfield Town en un partido trascendental en la zona baja de la tabla. A los 37 del segundo tiempo, un defensor rival bajó al delantero francés Aboubakar Kamara en el área y él mismo quiso patear el penal. Originalmente, el encargado era Aleksandar Mitrovic y tanto Ranieri como sus compañeros le exigían a Kamara que le cediera la pelota al serbio. El galo lo ejecutó y, para sorpresa de nadie, su remate fue atajado. En tiempo de descuento Mitrovic convirtió el gol que le dio la victoria a los de Londres.

Luego de la caída contra Oldham por la FA Cup, el club convocó al plantel a una sesión de yoga para que se relajaran en un momento tan angustiante. En plena meditación, Kamara empezó a hablar y Mitrovic le exigió que hiciera silencio. Lejos de encontrar la paz, ambos jugadores terminaron a las piñas siendo separados por sus compañeros. Después de este incidente, el francés fue enviado a entrenar con la reserva, pero se negó y hasta llegó a agredir a un empleado del club. En el cierre del mercado de pases de enero pasó a préstamo a Yeni Malatyaspor de Turquía hasta final de temporada.

En la última semana de febrero, los dirigentes creyeron que llevar a unos futbolistas -que estaban a punto de descender- a andar en karting era una buena idea. Después de un debate entre los jugadores, el capitán Tom Cairney pidió la suspensión de esta actividad porque podían tener un accidente que no sería cubierto por la aseguradora.

Cerca del fin

Desde marzo el director técnico es Scott Parker, un exjugador del club que no tiene experiencia en este rol. Sabiendo que lograr la permanencia sería una utopía, le ofrecieron un interinato hasta final de la temporada y, dependiendo de la imagen que dejara, considerarlo para continuar la próxima campaña en el Championship. Si bien “Scotty” es el menos responsable del descenso, los cinco partidos que dirigió terminaron en derrota.

Fulham perdió la categoría tres días después que Huddersfield Town, pero si se tiene en cuenta la calidad de los futbolistas, lo de los londinenses fue peor. En una temporada en la que siete equipos están haciendo méritos para descender, resulta increíble que faltando cinco fechas dos cupos ya estén definidos. El otro puesto es muy probable que se lo disputen Burnley, Newcastle, Brighton & Hove Albion, Southampton y Cardiff City, aunque por la paridad que vienen mostrando sería lógico que recién se defina en las últimas dos jornadas.

Después de la rutilante inversión realizada, Fulham tenía todos los boletos para ser la revelación y efectuar una campaña similar a la de Wolverhampton (séptimo y también ascendido el año pasado). Nada de eso sucedió y el bonito estadio Craven Cottage vio como el equipo local hizo todo lo que no debe hacer un plantel con aspiraciones a algo importante en la Premier League.