Muggsy Bogues: Cuestión de actitud

Con tan solo 1,60 metros de altura jugó en la NBA desde 1987 hasta 2001. Una historia que permite dejar atrás los prejuicios.

“Supe de mucha gente que no entendió que un chico de mi tamaño pudiera jugar en un deporte que se supone que es para los chicos grandes”, dice con total tranquilidad Muggsy Bogues, el jugador más pequeño de la historia de la NBA.

Es cierto que es poco común ver en el básquet a jugadores con una altura menor a 1,75 pero eso no le impidió a Bogues cumplir su más profundo deseo. Desde chico era un apasionado por el deporte y tras su paso por  colegios y universidades, en 1987 los Bullets de Washington (actualmente Wizards) lo seleccionaron sin importar las críticas, en muchos casos despiadadas, de los medios de comunicación. Una joyita: compartió equipo con el sudanés Manute Bol, el segundo jugador más alto en la historia de la NBA con 2,31 metros.

“Cuando crecí en el centro de Baltimore, en Maryland, jugaba de una forma en la que solía robarle la pelota al rival y ellos decían: “¿por qué él siempre atraca (mugging en inglés) a todo el mundo?”. De ahí vino el apodo Muggsy  y dejó de lado su nombre Tyrone.

En 1988, el base fue elegido por Charlotte Hornets donde pasó diez temporadas en la franquicia de Carolina del Norte jugando como titular 554 encuentros y teniendo un promedio de 8,5 puntos por partido. Allí es donde se convirtió en un jugador fundamental para el equipo consagrándose con un pasador excepcional. Su tamaño le ayudó para ser uno de los jugadores más rápidos en la cancha. “Tuve que romper muchas barreras y cambiar la forma de pensar de muchos. La única manera de hacerlo era siendo efectivo en la cancha”, reconoció Muggsy.

En la última etapa de su carrera pasó sin brillar por Golden State Warriors y en 2011 se retiró en Toronto Raptors. “Tienes que tener la habilidad, está claro, pero también tienes que tener actitud, porque si no la tienes, nadie va a tomarte en serio”, le dijo a la BBC el pequeño que se convirtió en gigante gracias a vencer los prejuicios como que el básquet es un deporte para personas altas.

Jonathan Rosenberg
Jonathan Rosenberg

Periodista.

Deja un comentario