O mamma ho visto Maradona

Una historia de amor que perdurará en cada rincón de la historia del fútbol: Diego y Napoli. 

Diego Armando Maradona es admirado y querido en todas partes del mundo, idolatrado como un Dios futbolístico que pertenece a más de una religión. Diego es argentino pero llegó a ser patrimonio mundial. Pero hay un país, mejor dicho una ciudad, que lo adoptó como propio, como un hijo más de la población. Y esa es Nápoles.

Maradona llegó al Napoli en 1984 luego del campeonato del mundo de 1982 en el que se le había puesto muchas expectativas pero que terminó como una decepción por la mala actuación del equipo argentino. Un 16 de septiembre de dicho año debutó para los Azurri en una derrota ante Hellas Verona,pero el “Pelusa” aquel día ya se había ganado los primeros aplausos de la afición.

El Napoli era una institución que hasta su arribo no había conseguido ningún título local siquiera, era popular por su afición pero estaba lejos de ser uno de los grandes de Italia. Maradona lo transformó y lo hizo crecer hasta llevarlo hasta lo más alto, en las primeras temporadas lo puso entre los primeros puestos de la Serie A compitiendo ante rivales de mucha más jerarquía como AC Milán, Inter o Juventus. La gente comenzó a creer en él y su figura se agigantó, empezó a surgir el amor entre su zurda y el pueblo napolitano en muy poco tiempo.

Después del Mundial de México 1986 donde fue la figura y logró coronarse con el seleccionado albiceleste volvió a su club para cosechar una de las hazañas históricas de la liga italiana. En esa temporada el Napoli consiguió su primer Scudetto con Maradona como  goleador y único extranjero de los dirigidos por Ottavio Bianchi.

Ese campeonato fue el puntapié inicial de lo que vendría después porque luego también se coronaría con la Copa de Italia en ese mismo año, la Copa UEFA de 1988/89 (título más importante en la historia del club), un nuevo Scudetto en 1989/90 y la Supercopa de Italia de 1990. Sin lugar a dudas Maradona pasó los mejores años de su carrera en el “Azurri” donde demostró su mejor nivel futbolístico.

Sin embargo no toda linda historia tiene un final feliz ya que el 17 de marzo de 1991 Diego fue elegido para realizar el control antidoping habitual luego del partido ante Bari. El mismo dio resultado positivo poniéndole fin a la aventura del 10 en Napoli. La federación lo sancionó con quince meses fuera de las canchas y su carrera entró en una debacle casi imposible de levantar.

De todas formas sigue siendo considerado por la hinchada Napolitana como el máximo ídolo en la historia del club porque Napoli es Maradona, porque los puso en el mapa futbolístico y porque dejó un legado eterno entre la gente que lo ama y se desvive por Diego, para ellos siempre Diego. Cada vez que Maradona vuelve a su segunda casa es recibido por miles de fanáticos que entonan la famosa canción, que quizá más lo representa: “O mamma, mamma, mamma, o mamma mamma, mamma ¿sai perché mi batte il cuore? Ho visto Maradona, ho visto Maradona, eh, mamma, innamorato son (oh mamá ¿Sabes porque me late el corazón? He visto a Maradona, he visto a Maradona, oh, mamá, enamorado estoy)”

Gabriel Gomez
Gabriel Gomez

Periodista.

Deja un comentario