Premios Oscar: te hacen falta mujeres

Premios Oscar: te hacen falta mujeres

25 enero, 2019 0 Por Daniela Pellegrini

Para sorpresa de nadie, en la categoría a Mejor Director, no hay ninguna mujer nominada. ¿Por qué “para sorpresa de nadie”? Justamente porque ya es casi un clásico de los Oscar relegar a las mujeres en esta categoría. Una cuestión de género.

Una vez más, como cada año, se conocieron quiénes son los nominados a los Premios Oscar que concede la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. La ceremonia tendrá lugar el próximo 24 de febrero en Los Ángeles, California.

Como suele ocurrir, los nominados no difieren mucho de lo que se venía viendo en las entregas de premios precedentes –los Golden Globe, los Critics’ Choice y los SAG- pero la cuestión es que, para sorpresa de nadie, en la categoría a Mejor Director no hay ninguna mujer nominada. ¿Por qué “para sorpresa de nadie”? Justamente porque ya es casi un clásico de los Oscar relegar a las mujeres en esta categoría. Podría decirse que el término “Mejor Director” nunca estuvo mejor empleado. Aquí vamos a hacer un recorrido para comprender por qué no es ninguna novedad.

Lina Wertmüller dirigiendo en el set de Pasqualino Settebellezze, 1975

Este año se llevará a cabo la edición número noventa y uno de los premios de la Academia. La primera edición fue en el año 1928, en la cual, obviamente, los nominados a la categoría de mejor dirección fueron todos hombres. Tuvieron que pasar cuarenta y ocho años para que, por primera vez en la historia, una mujer sea nominada como mejor directora. Fue recién en el año 1976 que, Lina Wertmüller, directora y guionista italiana, obtuvo la nominación por Siete Bellezas (Pasqualino Settebellezze, 1975). Finalmente el galardón se lo llevó John G. Avildsen por Rocky (1976).

Dieciocho años tuvieron que pasar para que nuevamente una mujer sea nominada a esta categoría. En 1994, la neozelandesa Jane Campion, integró la terna por la película La Lección de Piano (The Piano, 1993). Tampoco pudo ganar, ese año arrasaba La Lista de Schindler (Schindler’s List, 1993) y fue Steven Spielberg quien se quedó con la estatuilla. De todas maneras, sí se llevó el Oscar a Mejor Guión Original.

Una década más tarde, en la entrega que premiaba las producciones del 2003, vuelve a aparecer una mujer en la terna. Esta vez, fue Sofia Coppola. Obtuvo su nominación por Perdidos en Tokio (Lost In Traslation, 2003). Al igual que Jane Campion, Coppola no pudo llevarse la estatuilla a la mejor dirección, pero si ganó en la categoría de Mejor Guión Original.

Kathryn Bigelow, primera y única mujer en ganar el premio a Mejor Directora en la 82º entrega de los Oscar, 2010

Increíblemente, no tuvieron que pasar tantos años para que una mujer vuelva a aparecer en la categoría. Seis años más tarde, en la 82º ceremonia llevada a cabo el 7 de marzo de 2010, que premió lo mejor del 2009, ocurrió lo inesperado: no sólo una mujer fue nominada a la categoría de Mejor Director, sino que, por primera vez en la historia, finalmente ganó el premio de la Academia. Kathryn Bigelow, la primera mujer en lograrlo, dirigió Vivir al Límite (The Hurt Locker, 2009). No sólo se convirtió en la primera mujer ganadora del premio a Mejor Directora, sino que sigue siendo la única.

De todas maneras, no sirvió de mucho, ya que la próxima mujer ternada tuvo que esperar ocho años más. Fue en la entrega que tuvo lugar el año pasado, premiando lo mejor del 2017. Cabe aclarar que esta nominación se dio en un nuevo contexto social, en el que las mujeres alzaron sus voces proclamando el Time’s Up, movimiento contra el acoso sexual fundado por celebridades de Hollywood. Esta vez, la afortunada fue Greta Gerwig, por su ópera prima Lady Bird (2017). Como dato de color, en la entrega de los Golden Globe, Natalie Portman estuvo encargada de presentar el premio a Mejor Director junto a Ron Howard. Cuando presentó la terna dijo “y acá están todos los hombres nominados” (“and here are all the male nominees”) y fue ovacionada.

Como se mencionó al principio, este año tampoco hay mujeres nominadas. Y no es porque no haya habido películas dirigidas por mujeres. Por ejemplo, Las dos Reinas (Mary Queen of Scots, 2018), dirigida por la británica Josie Rourke, fue relegada a categorías tales como Mejor Diseño de Vestuario y Mejor Maquillaje y Peinado, incluso obviando las actuaciones de Margot Robbie y Saoirse Ronan. La película ¿Podrás perdonarme? (Can You Ever Forgive Me?, 2018), dirigida por Marielle Heller, corrió con otra suerte y pudo obtener nominaciones a Mejor Actor de Reparto (Richard E. Grant), Mejor Actriz de Reparto (Melissa McCarthy) y Mejor Guión Adaptado. Pero no mejor dirección.

No es cuestión de que no haya mujeres directoras, porque las hay, y son muchas. Tampoco es porque las mujeres no puedan hacer buenas películas, porque también sabemos muy bien que no es así. ¿Cuál es el problema? Muchísimas mujeres han hecho películas increíbles, ¿por qué se las relega tanto en esta categoría? Otro hecho que llama la atención es que, de las cinco veces que hubo mujeres ternadas, nunca hubo más de una mujer en la categoría. Siempre una sola compitiendo con los hombres. ¿Cuál se supone que es la diferencia con la que argumentan el relego?

Justamente por esto se entiende que, cuando hay una mujer en la categoría, se celebre tanto. No tendría que ser tan extraño, tendría que ser moneda corriente, así como tan común es para todos que un hombre sea nominado a Mejor Director. Esto nos deja totalmente en claro que falta, falta muchísimo para poder lograr equidad de género, no sólo en una simple premiación, sino en todos los aspectos de la vida.