Riesgo País: un termómetro del contexto económico

Riesgo País: un termómetro del contexto económico

6 mayo, 2019 0 Por Melina Sutera

¿Qué es y cuál su el grado de importancia?

Este indice refleja como los espejos. Aunque las definiciones varían en tecnicismos económicos, básicamente, el riesgo país demuestra cuánta confianza hay para invertir en un determinado lugar.

El punto de referencia siempre es Estados Unidos, porque para los inversores es el país más confiable para invertir. 

Se mide en puntos pero no hay un límite, es decir, que un país puede llegar a tener un riesgo de muchas cifras. 

La entidad encargada de realizar la medición y la comparación entre países es la financiera estadounidense JP Morgan Chase. Aunque su sede central esta en New York, posee edificios a lo largo de todo el mundo. En general, situados en la capital de cada país.

Ahora bien, ¿Cuáles son los beneficios de tener un riesgo país de pocos dígitos?

Para poder entenderlo, hay que analizarlo de la siguiente forma: cada país posee una entidad financiera llamada Banco Central, que se encarga de administrar las reservas, de controlar las políticas monetarias y, a su vez, de fiscalizar a las bancas privadas. 

Dependiendo del contexto económico que afronte el país en cuestión, el Banco Central es el encargado, a través de sus autoridades, de pedir dinero prestado.

En una primera instancia, los políticos recurren a los mercados internacionales para pedir préstamos. Por lógica, los posibles prestamistas analizan que tan confiable o no es el país para luego decidir si le prestan finalmente el dinero o no. Este análisis se realiza para saber si ese país recibe inversiones para juntar el dinero y poder devolverlo. 

En caso de que los bancos internacionales consideren que la transacción económica pueda llevarse a cabo, cuanto menos “riesgo país” tenga el cliente, menos intereses se le cobraran. 

Caso contrario, existen dos variables: si realizar el préstamo es un riesgo porque el dinero puede no regresar, invierten en otro lado o prestan el dinero pero, a la hora de devolverlo, exigen intereses altísimos.

Si el préstamo finalmente no se efectúa, los políticos deben agotar su última instancia antes de entrar en “default”: pedirle ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI es una organización que otorga préstamos a quienes tengan problemas en su economía. El problema, justamente, es que cuando acepta realizar la transacción, no es solo a cambio de intereses altos. Por el contrario, comienza a jugar un papel clave dentro del Banco Central: se convierte en el actor intelectual de los cambios bruscos en las políticas monetarias. Su accionar mas común es exigirle al gobierno en cuestión que ajuste el gasto público. 

Es por ello que, cuánto más riesgo país, mas miedo hay por parte de las autoridades quienes desean no recurrir a todas las entidades antes mencionadas.

Sin embargo, tener un riesgo país de más de una cifra implica también problemas internos: cuando el riesgo país sube, aumenta el dólar y, que aumente el dólar, genera un incremento desmedido y sostenido de los precios (inflación), por lo que los políticos deben tener en cuenta esta medición como un termómetro a la hora de analizar su gestión.

En conclusión, el riesgo país simboliza cómo cada nación se ve ante los ojos de los inversores y del mundo, como así también cual fue el efecto de las políticas económicas aplicadas internamente durante el último tiempo.