Superclásico | Las veces que el árbitro fue extranjero

El chileno Roberto Tobar será el encargado de impartir justicia en el primer Boca-River por la final de la Copa Libertadores. ¿Qué otros superclásicos oficiales fueron dirigidos por un extranjero?

Desde la Copa Sudamericana 2015, cada vez que se enfrentan dos equipos del mismo país en un certamen de la CONMEBOL, el árbitro es extranjero. El partido de ida de la final será, después de 24 partidos disputados por Copa Libertadores entre sí, el primer superclásico no arbitrado por un argentino.

De todas formas, no siempre el árbitro de un Boca-River fue local. A fines de la década del 40’, los referís argentinos estaban mal conceptuados y, ante las reiteradas quejas de los clubes denominados chicos (que eran los que más perjudicados se sentían), la AFA tomó la decisión de contratar árbitros británicos. Ellos eran considerados los mejores del mundo y el fútbol argentino ya contaba con el antecedente de Isaac Caswell, quien había dirigido entre 1937 y 1939.

En abril de 1948 llegaron al país ocho árbitros británicos y al año siguiente le pidieron a la AFA que se implementara la numeración del 1 al 10 -los arqueros no llevaban número- en las camisetas para poder distinguir mejor a los jugadores. Los últimos arbitrajes ingleses en Argentina se dieron en 1958, cuando terminaron sus contratos.

A continuación, algunos ejemplos de colegiados extranjeros en el superclásico:

Lionel Gibbs: El primero de agosto de 1948 fue la primera vez que un inglés dirigió un Boca-River durante el profesionalismo. Por la fecha 14 del Campeonato de Primera División, River ganó de visitante 2 a 1 con anotaciones de Labruna y Reyes. Además de haber sido la primera victoria del “Millonario” en la Bombonera, ese día un joven Amadeo Carrizo se ganó una titularidad que conservó durante 18 años.

William Crawford: En la fecha 30 del Campeonato de 1949, Boca le ganó 2 a 0 a River un partido importante para alejarse del puesto de descenso. Además, el visitante no logró descontarle puntos a Racing, que cuatro fechas después se consagró campeón. Este fue el único superclásico dirigido por Crawford, quien a fin de ese año regresó a Inglaterra.

Bert Cross: Se lo conoce como el árbitro inglés que en más superclásicos impartió justicia. No llegó en 1948, sino que lo hizo al año siguiente. Entre 1950 y 1956 arbitró 5 veces este partido, con 4 triunfos de River y apenas uno de Boca. El más recordado de estos fue el de diciembre de 1955, en el que los de Núñez ganaron 2 a 1 en la casa de su eterno rival y se consagraron campeones del torneo de ese año.

Ronald Lynch: Fue uno de los últimos árbitros extranjeros que tuvo el fútbol argentino y se dio el lujo de dirigir dos superclásicos. En el primero, Boca ganó 2 a 1 de local en 1956 con una anotación del luego recordado entrenador Osvaldo Zubeldía. Un año después, Lynch estuvo en la victoria de River por 5 a 3 como local.

Patrick McCarthy: Cuando se habla de árbitros extranjeros en un superclásico, es necesario mencionar al irlandés. Este marino y profesor que llegó al país con 29 años en 1900 fue el mentor de 5 de los 6 adolescentes hijos de italianos que fundaron a Boca en 1905. También fue el primer entrenador del club y árbitro de fútbol y boxeo. Apodado Paddy, dirigió el primer encuentro disputado entre ambos clubes en 1913, que culminó con triunfo de River por 2 a 1 en el viejo estadio de Racing.

Guido Antonelli
Guido Antonelli

Periodista.

Deja un comentario